Archivo de la etiqueta: economía

“Mi vida no sería nada sin la música…”

Captura de pantalla 2013-01-11 a la(s) 12.02.28

Anuncios

El trasfondo económico de las Azores

Público 21/02/2010 – Justo Zambrana

Fue la foto de las Azores una foto exclusivamente político-militar o algo más? La crisis económica que nos asuela está poniendo de manifiesto que pretendía ser algo más. Que no se trataba sólo de las relaciones de poder entre países haciendo prevalecer el poder sobre la debilidad, tal como Robert Kagan nos aclararía en su celebre opúsculo cargando contra la debilidad de la vieja y “kantiana” Europa. Con los matices de cada cual, se trataba de escenificar una cosmovisión en la que ahora afloran no pocas similitudes económicas.
En efecto, Estados Unidos, Reino Unido y España son los tres países, entre las grandes economías, en los que la burbuja inmobiliaria ha alcanzado su máximo nivel. Los tres han financiado esa burbuja especulativa con fuertes déficits en su balanza por cuenta corriente; o sea, con ahorro exterior. En la crisis, también los tres han destruido bastante más empleo que sus socios del mundo desarrollado (Reino Unido en menor medida). Los tres se caracterizan, además, por una distribución de la renta más
desigual, y en todos ellos la presión fiscal es inferior a la existente en la Europa continental. De entre las diez primeras economías del mundo, las tres de las Azores son las que más similitudes guardan entre sí.
Obviamente las diferencias entre las tres son sustantivas desde otros muchos puntos de vista, comenzando por la moneda propia que dos tienen y uno no, y sin duda que en la foto predominan los componentes políticos. El laborista Blair seguramente acudió por un principio rudimentario de tradición identitaria, según el cual Gran Bretaña y Estados Unidos tienen que ir de la mano en política internacional. Aznar asistió deseando romper con la política europeísta que había sido una constante española desde la Transición y para recuperar el acercamiento a los sectores más conservadores del partido republicano americano, que tanto hicieron por mantener a Franco en el poder. En el mundo neocon, Aznar se encontraba y se encuentra como pez en el agua. Bush, por su parte, centraliza la foto en un momento, 2003, en que los neocon creían haber alcanzado ya el fin de la historia. En adelante, los mercados autorregulados de un capitalismo cada vez más financiero se encargarían de hacer avanzar al mundo, mientras los valores más reaccionarios de un fundamentalismo pretendidamente cristiano debían regir la vida colectiva e inspirar las decisiones políticas de los estados.
La existencia simultánea en los tres países, Estados Unidos, Reino Unido y España, de fuertes déficits en la balanza comercial –equilibrados con la entrada masiva de capitales extranjeros a bajos tipos de interés– y la existencia en los tres de una gran burbuja inmobiliaria apoyada en ese capital foráneo son muestras de la apuesta del pensamiento neocon por una de las características del capitalismo post-keynesiano: la sociedad a crédito.
En la crisis de 2008, como ya ocurriera en 1929, una de las causas ha sido un exceso de liquidez disponible en la economía internacional que desbordaba claramente las posibilidades de inversión real. En 2008 la economía mundial está más globalizada, y por ello el fenómeno es más complejo. Las ingentes cantidades de ahorro del sudeste asiático, en especial chino, los petrodólares de los países exportadores de petróleo, más los fondos de pensiones capitalizados de muchos países vienen a sumarse a una creciente desigualdad en la distribución de la renta en todo el Primer Mundo. Las políticas de la Reserva Federal americana de incrementar la liquidez y bajar los tipos de interés como respuesta a las anteriores crisis, y la desregulación de los mercados financieros, permitiendo todo tipo de apalancamientos y productos derivados, cierran el puzzle. A diferencia, sin embargo, de las crisis pre-keynesianas, esta vez se venía evitando la situación de subconsumo; y ello se hacía prestando dinero abundante y barato a quien quisiera o necesitara gastarlo en unos mercados a veces tan alocados como el inmobiliario. Desde el año 1987, en que Reagan instaló a Greenspan en la Reserva Federal, todas las crisis se han resuelto del mismo modo: inundando de liquidez los mercados. Detrás de la “exuberancia irracional” de toda burbuja hay siempre un exceso de liquidez.
Es así cómo España ha llegado a la crisis de 2008 con un endeudamiento exterior de 900.000 millones de euros, casi en su totalidad de familias y empresas, es decir, sector privado, que no público; aunque ahora los problemas sean, aquí y fuera, para los estados que han acudido a resolver la situación incrementando exponencialmente la deuda pública. El problema generado en la economía privada ha pasado a ser de las finanzas públicas, al tiempo que los enormes déficits de la balanza por cuenta corriente se han transformado en déficits públicos. Los mismos dirigentes del Partido Popular que incubaron tan nefasto modelo hoy dan lecciones como salvadores de la patria a quienes tratan de afrontar las consecuencias sobrevenidas tras el pinchazo del mismo. Obviamente, en toda burbuja hay beneficiarios y en toda crisis hay perjudicados. Estos son muchos más y, además, pocas veces son los mismos. De esto se habla poco y, sin embargo, este es el meollo político de la crisis.
Con lo aprendido en los años treinta, y Keynes en la mesa de los despachos, la crisis reciente parece estar conjurándose sin repetir la del 29. Ello está, sin embargo, contribuyendo a que se olvide la adopción de medidas de fondo que permitan situar a los mercados capitalistas en marcos de viabilidad. A la postre, la teoría y la práctica de los mercados autorregulados es algo con dos siglos de historia que ha dado sus mejores frutos sólo cuando se le ha sobrepuesto una racionalidad superior. De eso también habló Keynes, y no sólo de política fiscal. De no hacer correcciones de fondo, lo normal será que pronto venga otro tortazo mayor.

Una lección de Política

GriñánDiscurso de José Antonio Griñán en el Plenario de Organizaciones Sectoriales el pasado 9 de mayo de 2009 en Sevilla.

Compañeras y compañeros,

Tenemos una reunión de las Organizaciones Sectoriales, no sé por qué este término no me gusta, porque ¿a quién le vamos a decir que la Educación, ni siquiera la Salud, la sostenibilidad o el Medio Ambiente son sectoriales? Yo creo que son organizaciones que atan el lazo social. Nos permiten que la sociedad esté más cohesionada, tengan un porqué y que sepa a dónde va.

Tengo la certeza de que en momentos como éste se viven momentos de confusión, en los que nos es difícil ver el bosque detrás de tanto árbol, momentos en los que se dicen cosas que no tienen sentido ninguno si no unimos las piezas como un puzzle para verlas todas como un conjunto. De eso se trata de que nosotros en esta crisis, que no es una crisis económica, sino una crisis del capitalismo, tengamos la conciencia muy clara de lo que somos, dónde estamos y de lo que queremos hacer. Yo he vivido muchas crisis económicas, de los 70, 80, 90, el petróleo subía, crisis de oferta y demanda… pero ésta es una crisis es del capital que ha producido desempleo, pérdida de crecimiento, desistimiento social, sufrimientos como consecuencia de que el capitalismo, en uno de sus factores productivos por excelencia ha arruinado todo, porque el dinero se ha convertido en una mercancía y la especulación ha sustituido a la producción de bienes y servicios, al trabajo honrado. Esa es la crisis real.

Es verdad que ahora todo el mundo sabía que había crisis e, incluso, el PP decía que heredaban la crisis, que ha sobrevenido como cuando se pincha una burbuja, nos ha explotado en la cara, pero si hubiéramos analizado lo que venía ocurriendo en el mundo en los últimos años nos habríamos dado cuenta de que algo no funcionaba. Crecía la riqueza en todo el mundo a un cinco por ciento cada año, crecía el comercio internacional aproximadamente a un cinco por ciento, pero los mercados financieros crecían a un cuarenta y cincuenta anual, ahí había algo que no funcionaba porque los mercado financiero tiene el valor que tengan las mercancías, los bienes y los servicios que se producen, no otra cosa y, sin embargo, no supimos verlo, esto es verdad y nos ha ocurrido a todo el mundo.

Cuando se peleaban en aquel debate famoso, creo que en el año 92, Clinton y Bush padre, le echó en cara Clinton ‘es la economía, estúpido’, como si la economía fuera una ciencia inmodificable. Lo que nos ha enseñado esta crisis es que eso es mentira. Ni la economía es una ciencia exacta, ni se puede hacer economía sin política. No hay economía sin política económica, sin objetivos económicos y sociales y si no tenemos un modelo. Esta crisis nos permite entablar el debate ideológico, vamos a poder hablar de ideas y proyectos, y no os dejéis embaucar, porque esta crisis tiene un origen que hay que conocer y tiene que tener un desenlace por el que todos tenemos que luchar por conseguir.

Es verdad que cuando un cuerpo está enfermo y tiene una crisis respiratoria lo primero que hay que hacer es ventilar, hay que poner oxígeno, pero que las ambulancias no nos tapen los caminos y sepamos a dónde vamos. Estamos tomando medidas contra la crisis económica, que traten de favorecer la actividad económica, el crecimiento del empleo, protección de los que lo pierden, pero sabiendo a dónde vamos y cuál es el modelo al que queremos conducir nuestra marcha. Algunos me habéis oído recordar lo que hace 90 años escribía ese economista, Keynes, y que metieron en un cajón. Decía que se comenta que Lenin ha dicho que ‘la mejor manera de terminar con el capitalismo es viciar la circulación del dinero. Era 1919, recién realizada la Revolución Soviética y es lo que ha pasado ahora. Se ha viciado la circulación del dinero, ha circulado dinero sin soporte de bienes y mercancías. Ha circulado dinero que no tenía valor de mercado.

Habéis visto que la consecuencia fue muy clara: hace un año ibais a un banco y, aunque no quisierais, os llevabais un préstamo, ahora no podéis. Se ha vivido una crisis del capital, no económica, sino del sistema.

Es verdad que no hay ninguna receta, ninguna alternativa al modelo capitalista, pero sí al modelo de recorrido capitalista que hemos sufrido en los últimos años. Y eso nos pone delante de los ojos la realidad de nuestro proyecto, porque esta crisis lo que nos ha venido a hacer es convalidar el modelo del socialismo democrático. El mismo Bush hijo, que era un presidente, aparte de nefasto, rodeado de una guardia pretoriana de neocoms, un ultraliberal más allá de cualquier otra ideología, terminó nacionalizando la banca, tomando medidas en las que invocó al Estado. Esa filosofía política que nos decía ‘no el Estado quieto, todo mercado’ se demostró que no vale, igual que la que decía lo contrario en el año 89 ‘todo Estado y nada al mercado’ tampoco valía. ¿Cuál vale? Y se nos pone delante de los ojos nuestra política, la política socialdemócrata, la política del socialismo democrático, que construyó Europa, un continente que supo no solamente hacer que creciera la riqueza, sino crear prosperidad, unió el reparto de la riqueza. Esa filosofía política es la que ha salido convalidada y eso es de lo que tenemos que hablar también cuando hablamos de la crisis. Un partido dice todos los días ‘tenemos cien medidas, doscientas’, por cierto, el Partido Popular empieza con diez, luego setenta y siete, luego cien y todas se resumen en una sola, bajar los impuestos, que significa depauperar el Estado.

Ocho años gobernando España y ahora dicen vamos a llevar a los ayuntamientos a la calle para su financiación y lo único que hicieron fue quitarles su impuesto, el Impuesto de Actividades Económicas. ¿En qué quedamos? ¿Cómo se va a financiar una administración sin impuestos, cualquier política pública sin impuestos? Ese es su único legado, su único mensaje. Hay que tomar medidas, sin duda. En primera fila está Ángel Gallego, el representante del Partido Socialista en el diálogo político para el empleo, que ha estado siempre con Antonio Ávila, hoy consejero de Economía, y el Partido Popular cada día con un interlocutor distinto, un día dejaba un papel, otro día lo quitaba, y nosotros hemos puesto encima de la mesa 41 medidas, que suponen más de 5.000 millones de euros y todavía estamos esperando contestación.

Hay que tomar medidas contra la crisis y proteger a los que pierden el empleo y hay que saber que la prestación de desempleo tiene una duración y si se termina hay que buscar medios alternativos para apoyar a las familias. Además de eso, por cierto, Andalucía es la única comunidad autónoma que ha complementado el Plan de Empleo Municipal con 360 millones de euros, que a veces habrá que hablar en pesetas para recordar, porque son 60.000 millones de pesetas. Es un dinero.

Hagamos esto y no dejemos de hacer lo importante: digamos cuál es nuestro modelo, a dónde queremos ir. Y todos vosotros sois de organizaciones que lleváis el peso político del modelo. Se basa en muchas cosas, pero es muy simple. El modelo se basa en la iniciativa privada; en que el sector privado es el que crea ingresos, empresas y riqueza; se basa en la libertad sindical, en la negociación colectiva, en el derecho de huelga. Se basa en principios clásicos, pero se basa también y fundamentalmente en políticas redistributivas. Dicho de otra forma, el Partido Socialista siempre, ahora, mañana, parte siempre de la libertad. Nuestro proyecto parte de la libertad. Hace muchos años, en la transición, decíamos socialismo es libertad, hace 60 años decía Fernando de los Ríos ‘libertad para ser libres’. Partimos de la libertad, pero no somos liberales, buscamos la igualdad, pero no somos igualitaristas. Creemos en la libertad, porque creemos que todo se consigue partiendo de seres humanos libres, que deciden su propio destino, pero creemos también en que si no es por el Estado, por un poder que redistribuye y que crea la igualdad de oportunidades, no hay libertad para todos. Es muy simple, es el artículo 9 de la Constitución, que nosotros sí nos lo creemos y nos lo tomamos en serio. Y
sabemos que existen poderes públicos que tienen la obligación de que los derechos y libertades sean reales y efectivos. Garantizarlo con la acción pública y eso significa impuestos. Claro que sí, impuestos progresivos. No podemos retroceder tampoco en esto, no somos un partido que pone impuestos, pero somos un partido que sabemos que la sanidad, la educación, las carreteras cuestan dinero y que para eso debemos tener un sistema fiscal progresivo y ese debate también lo tenemos que hacer. Porque es muy grato para los oídos hablar siempre de bajar impuestos, pero ¿eso qué significa lo que decía FAES, Aznar y PP en su librito? ¿Significa privatización de servicios públicos, significa que al final cada cual solucione sus propios problemas, que solamente existe un ciudadano y ciudadana cuando son productivos, que no hay que atender a todo el mundo, que la educación tiene que ser para el que se la pague?

Igualdad de oportunidades es lo que permite que la libertad sea para todos, que los derechos sean reales y efectivos, es la que da cohesión social a un país, la que nos permite que todos convivamos. La igualdad de oportunidades además tiene otra cara: la eficiencia económica. En nuestro modelo, en el que creemos, hace que un país sea más rico, porque utilizamos el potencial y la capacidad de cada uno de sus hombres y mujeres hasta el límite, no hasta los recursos económicos de sus familias. Libertad, igualdad de oportunidades y responsabilidad, que debe formar parte también de nuestro discurso.

La libertad no es libertad si no existe la correspondiente responsabilidad de quien la ejerce. Responsabilidad de todos en el uso de los recursos públicos. La igualdad de oportunidades como condición de crecimiento económico debe empezar por una igualdad que no está conseguida: la igualdad entre hombres y mujeres, es una tarea inacabada por la que se debemos seguir luchando día tras día, hora tras hora, momento tras momento y por mucha ideología que nosotros defendamos hemos de cuidar que esa ideología sea la dominante en la sociedad, deber ser la ideología de la mayoría social de progreso, no dejar la ideología dominante en manos conservadoras, que utilizan al ser humano como objeto. Es una tarea ideológica la que tenemos por delante. Y la igualdad de género, insisto, es una tarea que no está terminada y es la que además la que nos proporciona también mayor eficiencia económica, porque utilizamos mejor nuestro capital humano.

La educación no consiste solamente en meter más o menos dinero y en los últimos cinco años la Junta de Andalucía ha invertido más del 2,5 del PIB. Se ha hecho un esfuerzo colosal, pero que no es suficiente. Yo propongo una alianza que ya vivimos en los años 80 con la LODE. Hablo de una alianza entre el profesorado, el alumnado, los padres y la Administración. Un alianza en la que el primer objetivo sea aprender, ser ciudadanos, que se respete al que estudia, que no se persiga a los chavales, que no se acose a los chavales que estudian, que en todos los programas que hagamos en la televisión pública pongamos en valor el esfuerzo, aprender, estudiar y aprovechar las oportunidades.

En todas las encuestas siempre se nos pone al Partido Socialista en vanguardia en sanidad, servicios sociales y educación, pero así como en sanidad no perdemos nunca un punto y en servicios sociales también crecemos en educación estamos bajando, seguimos por delante de la derecha, y no es por dinero. No os lo creáis, es por lo que yo digo. Si no forjamos esa alianza se nos va la educación de las manos. Y es responsabilidad de todos: de los padres, de los hijos, de los profesores y de la
Administración. Esa alianza es la que tenemos que consolidar porque la educación nos hace libres, ciudadanos, gente que sabe elegir su futuro, decidir por sí misma, que no la va a engañar nadie con un eslogan, aunque la machaquen los medios de comunicación de la derecha con ideología de la derecha. Eso es fundamental y ahora viene la segunda parte: ni el capital, ni la tierra, ni las materias primas nos dan ya la riqueza. No os lo creáis. Desgraciados los países que tienen el petróleo, son los que peor lo pasan y lo han pasado. y, si no, mirad la geografía del mundo.

Lo que nos hará ricos, lo que nos hará ganar el futuro son los hombres y mujeres, las personas, el capital humano y eso necesita formación, conocimiento, educación, que es un modo de conquistar la economía del futuro sin necesidad de que dependa de bajar los costes laborales. Competiremos por la calidad, por los mejores productos, por el conocimiento. Por lo tanto, la educación es la principal política de todas. No hay otra.

Las demás son menos política. La educación es la política por excelencia, a ella debemos dedicarnos y, además, ha sido nuestra seña de identidad en los 130 años de historia del Partido Socialista y tiene que seguir siendo. Luego, dentro de lo que llamo igualdad de oportunidades está eso que nos permite a todos y a todas seguir siendo ciudadanos cuando ya no somos productivos o empezar a ser ciudadanos cuando aún no hemos alcanzado la edad de llegar al mercado de trabajo o cuando ya no tenemos fuerzas. Eso también es igualdad de oportunidades, la solidaridad entre sanos y enfermos, entre ricos y pobres, a través de un sistema fiscal justo.

Quiero deciros en estas Organizaciones Sectoriales que vosotros defendéis que debemos defender también lo activo de las políticas de no sé por qué se han dado en llamar políticas pasivas. Son políticas activas, porque una persona en desempleo lo que quiere es empleo. Políticas de reinserción, porque la protección por desempleo está bien, cuando no hay otra oportunidad. Por ser mayor y ya no producir ¿se ha de perder la condición de ciudadanía? Tenemos un caudal de personas mayores que deben ser activas. Le he pedido al consejero de Empleo que me haga una movilización de personas prejubiladas y jubiladas en Andalucía para que colaboren con el Servicio Andaluz de Empleo, porque quieren y pueden hacerlo. Y quieren sentirse, todavía, útiles para la sociedad.

Y la sanidad, igual. ¿Sabéis cuál es nuestro patrón de enfermedad? Enfermedades crónicas, envejecimiento, prevenir la enfermedad, promocionar la salud, hábitos saludables. Salud activa, no pasiva. Eso también forma parte de nuestra filosofía. Sistema de protección social activa y responsable.

Y, por último, sostenibilidad. Nada de lo que hagamos vale para nada, si no lo pueden hacer también nuestros hijos y nuestros nietos. Todo lo que hagamos ha de ser el legado que transmitamos. En urbanismo, sí en urbanismo. En medio ambiente, también. En energía, sobre todo. Hemos de ser un proyecto sostenible que valga para hoy, para mañana y para pasado mañana. A veces, me planteo, y lo digo en serio, si es bueno que baje mucho el petróleo, porque el efecto sustitución ya se deprime en energías alternativas y renovables y hay que estar siempre en esa avanzadilla. Tenemos que sostener el modelo hacia el futuro y eso es el proyecto.

Las elecciones europeas no nos van sino que a consolidar el modelo. Si se lo inventó la socialdemocracia después de la Segunda Guerra Mundial, si es el modelo que nos inventamos nosotros, que luego la Tatcher y la caída del Muro de Berlín quitaron de en medio. Y ahora vuelve otra vez. Y debemos estar orgullosos de que vuelva, porque la crisis nos ha dado esa oportunidad de confrontar ideológicamente nuestro programa, nuestro proyecto. Y no lo desaprovechemos. No somos maximalistas, no somos intolerantes, no nos creemos que tenemos la verdad, pero sí creemos en nuestro proyecto y, por lo tanto, tenemos que convencerlo con convicción escuchando a todo el mundo. Yo siempre digo que los socialistas no debemos estar con la gente, debemos ser gente y difundiendo nuestro propio proyecto.

A todos los que estáis en organizaciones sectoriales yo solamente os quiero transmitir que formáis esa columna vertebral del proyecto, ese poder estar transmitiendo permeablemente y permanentemente nuestras ideas a todos los hombres y mujeres de Andalucía. Vamos a salir de esta crisis, no tengáis ninguna duda. Vamos a salir, si podemos, hacerlo entre todos, más pronto que tarde. No será nada igual como antes. Y si algo es como antes es que nos hemos equivocado. Hay que salir de la crisis, pero en mejores condiciones, sabiendo ya lo que no puede volver a hacerse. Podemos salir de la crisis con el impulso otra vez de los tanques de pensamiento neoconservador y ultraliberal que ya están funcionando. Dentro de seis meses, lo vais a ver, la culpa del desastre de Bush la tendrá Obama. Ya hay voces: Aznar, FAES… ¿Es que eso no es la ideología del Partido Popular, eso no es el pensamiento profundo del Partido Popular?

Ese que dice que no se ha equivocado el mercado, sino el Estado. Pero, por Dios, si no había Estado. Si hicieron lo que les dio la gana, pero ya están funcionando y tienen mucho dinero. Así que nunca más, nunca más, ése ha de ser nuestro lema, porque van a volver…

En una situación como ésta no consiste en hacerse fuerte en una idea, hay que explicarla bien, hay que desarrollarla bien, hay que poner ejemplos, el partido también que hacer documentos, informar de lo que hace el Gobierno, pero en Andalucía existen las mejores condiciones para salir de la crisis. Primero de todo, os quiero decir que ésta es una crisis también de confianza. Es una crisis de expectativas. Cuando no se tiene confianza, no hay futuro. Fijaos si no hay futuro que la gente no se compra el coche o el piso. Lo primero es restaurar la confianza y ¿cómo se restaura la confianza? Primero

conociendo la realidad, porque el otro día venía una encuesta en el periódico y decía ¿cómo valora la situación económica? Y la respuesta era de más de un ochenta por ciento mala o muy mala y después preguntaba ¿cuál es su situación económica? Y más del cincuenta por ciento respondía buena o muy buena. Auténtico. Y eso se repite en todas las encuestas.

Hay conciencia de crisis, hay desconfianza, falta de expectativas y tenemos que recuperarlas y eso nos corresponde a todos. Y el único que puede restablecer la confianza es el Partido Socialista porque es el único que mantiene un proyecto que tenía razón antes, la tiene ahora y la tendrá mañana. Y aquí, en Andalucía, somos mayoría y debemos conservar la mayoría convenciendo, explicando y escuchando, también.

Tenemos una historia que nos ha respetado esta crisis. Otros tienen una historia que ha sido destruida totalmente por esta crisis. Por lo tanto, estamos en mejores condiciones.

Creemos en nosotros mismos porque tenemos un proyecto, nada ni nadie nos ha deslegitimado el proyecto. Así que, amigas y amigos, compañeras y compañeros, vamos a afrontar el 7 de junio, vamos a afrontar el año 2011 y vamos a afrontar el año 2012 como siempre lo hicimos, con confianza en nosotros mismos. Transmitamos confianza y expectativas, sólo tengamos miedo al miedo y hagamos que el futuro sea nuestro y si es nuestro será de nuestros hijos y de nuestros nietos. Muchas gracias.

 

Prohibido hablar de la cosa

Prohibido hablar de la cosa
En Triana tenía que ser.

En ningún otro lugar, como en este barrio sevillano, se puede decir de manera más gráfica, seria y con arte lo que sesudos analistas económicos tratan de hacer todos los días. Me explico:

En algunos establecimientos de Triana (bares, talleres, etc.), al entrar, nos encontramos con un cartel que dice: “PROHIBIDO HABLAR DE LA COSA”. Si te diriges al propietario y le preguntas por el sentido del mismo, te explica que está harto del pesimismo que todo el que entra en su establecimiento trae con él; “la cosa está fatal”, “hay que ver como está la cosa”, “la cosa va cada día peor”, “ojú como está la cosa”.

Con este cartel y con esta actitud se resume lo que tratan de hacer algunos líderes políticos y económicos en el mundo, cambiar el paso de la crisis económica.

Pienso que la economía es un estado de animo y que sólo saldremos de la crisis con una actitud positiva. Claro está que tiene que ser global, pero nuestra actitud diaria y cotidiana también influye, sobre todo en aquellos que continúan teniendo un empleo y una empresa, que deben actuar de manera positiva y pensar que, sin duda, el futuro será mejor.

Las profecías autocumplidas son aquellas, referidas a la economía, en las que, si repites incesantemente que algo va a ir mal, termina siendo así. Por ello es tan importante y le doy tanto valor a la sabiduría popular de estos pequeños empresarios que, probablemente sin saberlo, están saliendo de esta crisis sin que nadie se lo haya explicado.

Por último, hay una condición sine qua non para salir de la crisis. Una acción política en la lucha contra la crisis generando más inversión pública, para fortalecer a la empresa y crear empleo, y un mayor gasto social, para tejer una red económica que sujete a todo aquel que caiga en estos momentos.

España, y el gobierno de Zapatero, están siendo un buen ejemplo de ello.

Antonio Hernando: “El Fondo Estatal de Inversión local creará 400.000 empleos en los próximos meses”

Antonio Hernando

Antonio Hernando

La ministra Salgado subraya “el éxito total” de esta iniciativa y asegura que al PP “le duele” el “éxito” de este fondo.

El secretario de Ciudades y Política Municipal del PSOE, Antonio Hernando, auguró que la creación de empleo del Fondo Estatal de Inversión Local, que cifró en 400.000 puestos de trabajo, comenzará a verse en los próximos meses. Así lo ha asegurado hoy en una rueda de prensa en Santander.

En su intervención ante los medios, previa a un acto del PSC-PSOE con alcaldes cántabros, Hernando opinó que este fondo es “sin duda” la iniciativa política “más relevante cualitativa y cuantitativa” del Gobierno hacia los Ayuntamientos en los 30 años de municipalismo, e incidió en la “eficacia” de la Administración en su gestión y en la respuesta lograda, ya que han respondido prácticamente todos los ayuntamientos.

El responsable de políticas municipales del Partido Socialista estuvo acompañado por la ministra de Administraciones Públicas y diputada socialista por Cantabria, Elena Salgado. La titular de Administraciones Públicas defendió hoy que el “éxito total” del Fondo Estatal de Inversión Local aprobado por el Gobierno central y dirigido a los ayuntamientos es algo que le “duele al PP”.

Para Salgado, la aprobación de esto fondo es una muestra de la “máxima confianza” del Gobierno en los municipios, en una actitud que contrapuso a la “desconfianza” que a su juicio “subyace” en la postura del PP, que “quiere extrapolar la actitud de unos pocos suyos” a todos los ayuntamientos españoles.

Salgado incidió en la trayectoria del principal partido de la oposición en la aprobación de este plan, recordando su abstención inicial, “que sus alcaldes no han seguido”, así como las posteriores críticas a la falta de capacidad para tramitarlos, o a que los proyectos fueran “ridículos”.

Frente a esto, la ministra ensalzó la gestión desde su departamento y los Ayuntamientos, y también que entre los proyectos se contemplen medidas como la supresión de barreras arquitectónicas o la movilidad sostenible.

Respecto a una de las últimas críticas a la que se refirió, relacionada con la posibilidad de que en las obras pequeñas los pagos terminen por retrasarse, Salgado recomendó al PP “que se lea” el Decreto Ley, por el que se establece que el abono de las cantidades, un 70% se hace en la adjudicación y el 30%, “inmediatamente después” de recibir el certificado de fin de obra.

“Vamos dejando al PP sin argumentos”, consideró la titular de Administraciones Públicas, que valoró que pese a sus críticas, la oposición “no ha conseguido suscitar la desconfianza de los ciudadanos” en este Fondo Estatal.

Interés ciudadano

Elena Salgado detalló que hasta la fecha se han recibido ya 6.200 certificados de adjudicaciones de proyectos correspondientes a 2.953 proyectos, y se han abonado ya 83 millones de euros, correspondientes al pago anticipado del 70% de las inversiones, con lo que auguró que entre marzo y abril comenzarán las obras.

La ministra destacó que además de beneficiar a los Ayuntamientos y a las empresas que ejecuten los proyectos, este fondo también tendrá efectos positivos sobre los ciudadanos, que se han interesado por el fondo, hasta el punto de que la Web del Ministerio en el que se informa del mismo ha recibido siete millones de visitas en un mes para consultar qué iniciativas se ejecutarán con estas partidas.

El fondo está dotado con 8.000 millones de euros, y con el que estimaba inicialmente la creación de unos 278.518 puestos de trabajo directos, si bien Salgado apuntó que esta cifra podría ampliarse, ya que es una estimación que procede de la suma de empleos ofrecida de los alcaldes, pero explicó que luego, en las licitaciones, se prima a las empresas que eleven estas condiciones.

Tirando del carro

uralitabellavista7Para hablar de la crisis, ante todo, hay que ser realista. Los datos económicos no son buenos y es previsible que la situación empeore a lo largo de este año.

Pero me gustaría que miráramos al futuro con esperanza, porque estoy convencido de que, a lo largo del año que viene, empezaremos a levantar cabeza y a salir de la crisis. O al menos eso es lo que señalan la mayoría de los analistas internacionales, aunque tampocohayan demostrado ser muy fiables en sus predicciones.

168.720 personas. Ese es el número de parados de Sevilla Capital según la última Encuesta de Población Activa (EPA). Esto es en sí mismo un drama para todos los y las socialistas, por lo que la pérdida del empleo tiene de tragedia personal y familiar. Y de nada sirve que nos consolemos pensando en que la destrucción de puestos de trabajo en Sevilla Capital es menor que la media provincial, andaluza y nacional. El crecimiento del paro en España en 2008 fue del 47%, en Andalucía es del 40% y, aunque en la Provincia de Sevilla fue del 42%, en nuestra ciudad sólo creció un 32% (15 puntos menos que la media nacional). Eso es una muestra de que Sevilla está combatiendo mejor la crisis y que, además está sirviendo de freno al aumento del desempleo en la provincia.

En España a la crisis global hemos de añadir el mayor peso del sector de la construcción en el sistema productivo que en otros países, por lo que la destrucción de empleo en este sector es mayor que la media y, por lo tanto, los datos generales de paro en España son peores que en otros países de su entorno.

En la provincia de Sevilla en la construcción trabajan hoy unas 70.600 personas y ha perdido 24.400 puestos de trabajo en sólo 6 meses. Eso supone que en el segundo semestre de 2008, de cada 3 empleos que se han destruido, 2 eran empleados de la construcción. Antes de la crisis, la construcción representaba el 14% de la economía sevillana, hoy es menos del 10%.

Y la responsabilidad sobre esta cuestión la tiene el Partido Popular. Debemos recordar que el gobierno de Aznar liberalizó el mercado de suelo, decían que para abaratar así los precios de suelo y vivienda. Con ese fin impulsó la Ley del suelo de 1998, que promovió lo que se ha dado en llamar el “todo urbanizable” y que supuso exactamente lo contrario de lo que decía perseguir. Fue una reforma legal que implantó un modelo según el cual la totalidad del suelo no especialmente protegido debía ser clasificado como urbanizable y que, además, trasladó de hecho la decisión sobre dónde se hace ciudad desde los poderes públicos hacia los propietarios y promotores, con lo que ello supone para el interés general. Esto fomentó la especulación inmobiliaria, por no hablar de los daños causados al medio ambiente o a las economías familiares. Y lo peor es que, aunque nos vendían que iba a servir para bajar el precio del suelo y la vivienda, la verdad la conocemos perfectamente: entre 1998 y 2005, los precios del suelo urbano subieron un 500 %, y la vivienda lo hizo en un 150 %.

En Sevilla, sin embargo, hemos estado haciendo bien los deberes. Durante los mandatos consecutivos de nuestro Alcalde, Alfredo Sánchez Monteseirín, en Sevilla hemos puesto freno a la especulación inmobiliaria y hemos crecido gracias al modelo de ciudad que establecimos en nuestro Plan General de Ordenación Urbana. En Sevilla hemos impuesto un modelo de urbanismo social que pone los instrumentos y recursos del urbanismo al servicio del ser humano: su dignidad y su libertad en el centro de las preocupaciones del Gobierno municipal.

El Urbanismo Social es priorizar el interés general frente a otros, legítimos pero particulares o minoritarios, combatir las desigualdades históricas y defender lo público como garantía del equilibrio social, preocuparse por el pleno desarrollo de todos los barrios de la ciudad y apostar firmemente por la construcción de vivienda protegida.

Por eso somos un referente a nivel internacional en construcción de VPO.
En Sevilla se están ejecutando 15.634 viviendas protegidas, es decir, 2.236 viviendas por cada 100.000 habitantes. Esta cifra duplica, por ejemplo, a la registrada en la ciudad de Madrid. Sólo EMVISESA ha ejecutado en este período 6.740 viviendas, 946 viviendas por cada 100.000 habitantes, una tercio más que en Barcelona o en Madrid. De hecho, mientras que la construcción de vivienda libre prácticamente se ha congelado en Sevilla, la de VPO ha subido casi en un 50% en un año. Y para los próximos años vamos a mejorar este dato y a fomentar el alquiler de viviendas.

Además, practicamos el urbanismo social allí donde más falta hacemos: lo estamos haciendo en la barriada Jesús, María y José, lo estamos haciendo en Regiones Devastadas, lo estamos haciendo en Pajaritos, lo estamos haciendo en Palmete, en Torreblanca y en Bellavista y lo estamos haciendo a través del Plan de Barrios, con el que en 2009 invertiremos 25,5 M€ en los barrios de la ciudad.

El modelo económico que propugna la derecha nos ha metido en este atoladero y, aun así, se atreve a reafirmarse en sus tesis solicitando, agazapados tras el eufemismo de “reformas estructurales”, el despido libre y la reducción de los gastos sociales.

El mercado ha abusado y tiene que ser el Estado el que salve la situación.
Al final teníamos razón los que siempre hemos defendido que el papel regulador y de mediación de los poderes públicos es fundamental. El “mercado libre” es una gran falacia.

Por eso, la receta de los socialistas es más dinero para gastos sociales, precisamente para que no paguen la crisis los más desfavorecidos, y más inversión pública, para frenar el aumento de paro que, como he comentado anteriormente, afecta fundamentalmente a la construcción.

Por eso, en Sevilla, para el Presupuesto municipal de 2009, los gastos sociales van a representar más del 6o% del total. Y por eso, el Ayuntamiento está movilizando un volumen total de inversiones de casi 320 millones de euros, y van a generar, en poco más de un año, casi 7.000 empleos en nuestra ciudad, a través del Plan Extraordinario de Inversiones.

Este volumen de inversiones, que en nuestra ciudad no se veía desde el 92, es posible gracias al esfuerzo del Gobierno de España, con el Plan 8000, que aporta 123 M€ para la ciudad, a la Junta que aporta 17 M€ del PROTEJA y, desde luego, gracias al Ayuntamiento que va a invertir desde mayo de 2009 a junio de 2010 casi 180 M €. Esto, además, nos da la razón a todos aquéllos que siempre hemos defendido que los Ayuntamientos son las administraciones más cercanas al ciudadano y, por lo tanto, más eficaces en la gestión de muchas políticas, por lo que se hace necesario mejorar su financiación y su nivel de competencias.

Es por esto, que, a pesar de que sé que muchos de nuestros conciudadanos lo están pasando mal, que la crisis está cebándose con los que menos culpa tienen, estoy convencido de que la gran cantidad de actuaciones que estamos llevando a cabo las administraciones públicas acabará por conseguir que salgamos de la crisis. Y ojalá que sea cuando dicen los expertos, a lo largo del año que viene.

Este es el mensaje de esperanza que los socialistas de Sevilla queremos mandar a todos y cada uno de nuestros vecinos.

El Gobierno presenta el “Plan E”

Pocos gobiernos están tan preocupados como el nuestro por mejorar la situación de los ciudadanos y, por eso, a lo largo de 2008 se han adoptado cerca de 80 medidas que constituyen el del Plan Español para el Estímulo de la Economía y del Empleo.

Ahora, el Gobierno ha tenido la iniciativa de unificar todas las propuestas llevadas a cabo hasta la fecha, bajo el nombre de Plan E y nos las presenta divididas en cinco grupos:

  • Medidas de apoyo a las familias
  • Medidas de apoyo a las empresas
  • Medidas de fomento del empleo
  • Medidas financieras y presupuestarias
  • Modernización de la economía

Gracias a esto, y de manera sencilla, cualquier ciudadano puede conocer las ayudas a las que puede accede, ya se trate de alguien que se haya quedado en paro y quiera aplazar el pago de la hipoteca, un pequeño empresario que necesite liquidez, o simplemente conocer las medidas que van a ayudar a combatir la situación económica en los próximos meses, como el Fondo Estatal de Inversión Local, gracias al cual el Gobierno va a depositar en los Ayuntamientos la confianza y la responsabilidad de gestionar los 8.000 millones con los que está dotado, con el objetivo de generar economía y, sobre todo, empleo en uno de los sectores, el de la construcción, que más está sufriendo la crisis.

Sin duda se trata del mayor impulso público a la actividad económica de nuestra democracia.