La oportunidad perdida de las primarias andaluzas

El hermético sistema de las elecciones internas del PSOE hace tremendamente complicado que se llegue a las urnas.

Cabe preguntarse si el partido se cree realmente este modelo o solamente hace exhibición de él para guardar las formas.

Olga Granado. El diario.es

Susana Díaz se convierte en la candidata del PSOE-A sin pasar por las urnas
Claves para colocar ‘bien’ un adelanto electoral.

La decisión del PSOE de Andalucía de convocar primarias para elegir a su candidato para las próximas elecciones autonómicas ha sido exhibida por su secretario general, José Antonio Griñán, como un ejercicio de democracia y participación, frente a una designación a dedo como fue su caso o como ocurre en el PP, que no aplica estos procesos. Sin embargo, el sabor que ha quedado con una sola candidata, y por tanto no se vota, es que algo puede estar fallando en un sistema que es tan hermético que impide que haya una competencia real por el puesto.

Lo que se presentaba como un proceso “histórico” en el PSOE-A –era la primera vez que se convocaban primarias en Andalucía– arroja una lectura de frustración entre muchos socialistas, al menos entre el tercio de los avalistas que firmaron por una alternativa que no era Susana Díaz, y de desazón entre una ciudadanía que los observa y cuya confianza precisamente pretenden recuperar los políticos. No es ingenuo pensar en la ciudadanía, porque en países como Francia o incluso Chile, estos procesos se abren no sólo a los militantes, sino a todos los ciudadanos.

El sistema del aval es un proceso previo que resulta útil como herramienta de depuración, pero sobre todo de control, y por tanto limita las posibilidades de la contestación. Surgen a partir de ahí una serie de preguntas en el partido, que su estructura tendrá a bien responder con cambios o simplemente dejarlas en el debate para que vuelvan a ser motivo de discusión cuando dentro de unos años se afronte un proceso similar.

¿Por qué el mínimo de avales se ha fijado en el 15% y no en el 10%?

Se ha optado por el porcentaje aprobado en el 37º congreso federal, pero igualmente podía haber elegido el 10% fijado en el último, el 38. Un 5% menos de avales hubiera dado alguna opción más a los rivales de Susana Díaz.

¿Por qué hay un mínimo de avales y no un máximo?

Es otra pregunta que se hacen los que pretenden plantear una alternativa. Que el equipo de la aspirante más fuerte haya arrasado en la recogida de avales ha dejado sin margen al resto y ha puesto en evidencia que quería quedarse con toda la tarta y no someterse a una batalla en las urnas con sus hipotéticos rivales. Legítimo, porque el sistema la avalaba, pero de nuevo, contrario a unas elecciones internas de verdad.

¿Por qué no valen los avales enviados por correo electrónico?

El reglamento de primarias no lo prohíbe expresamente y de hecho el alcalde de Jun (Granada), José Antonio Rodríguez, pudo usar esta vía para inscribirse en el proceso. Pero el Comité de Garantías Electorales Regional rechazó la petición de permitir el mismo sistema para los avales, aduciendo que no era el órgano competente para pronunciarse. Tal vez el órgano competente decida considerarlo para la próxima ocasión.

¿Qué margen de libertad hay en la elección si la primera fase exige una firma?

Si el proceso pretende ser limpio de cualquier presión, el que tengan que firmar antes es otra traba porque puede haber muchos militantes que cuando llega el equipo del aparato a pedirles su aval no son capaces de decir que no, que ellos van con otra opción. El voto es secreto. El aval, no. Y esto en un partido, como en cualquier organización, pesa mucho.

¿Por qué los aspirantes a ser elegidos van a ciegas a la hora de recabar apoyos?

Porque en teoría hasta que no son nombrados oficialmente candidatos, es decir, hasta que reúnen los avales necesarios y comienza la llamada semana de información interna (donde en teoría cada aspirante vende su proyecto), no tienen acceso al censo de militantes y por tanto no saben con certeza quiénes son, dónde localizarlos, cómo contactar con ellos. Sin embargo, si todos los secretarios provinciales iban con Susana Díaz, quiénes mejor que ellos para tener un absoluta control sobre su militancia.

¿Cómo se les puede llamar primarias si no hay votación?

La dirección del partido insiste en que una cosa no quita la otra, porque las primarias se han celebrado ya que consideran que comienzan con la recogida de avales, y terminan más rápido (cuando en ese periodo solo un aspirante lo consigue y por tanto es el elegido y punto) o más lento (cuando hay más de uno y entonces sí se tiene que ir a la votación).

Todas estas preguntas se resumen en una, que se hacían este miércoles muchos socialistas: ¿se cree realmente el PSOE este proceso o sólo lo hace por guardar las formas?

Imagen

Entrevista en Diario.es

20130628-092001.jpg

Fernando Vicente.

Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, diputado autonómico, miembro del Comité Federal del Psoe y del Comité Director del partido, es por ahora el único dirigente destacado que ha levantado la voz contra el proceso iniciado por José Antonio Griñán para su sucesión como candidato a la Presidencia de la Junta de Andalucía.

Gómez de Celis, que en el último Congreso regional del partido se colocó entre los críticos al secretario general Griñán, y que en el Federal apoyó a Alfredo Pérez Rubalcaba frente a Carmé Chacón, la candidata apoyada por la cúpula del partido en Andalucía, ha enviado un comunicado a los medios en los que defiende que el proceso de elección del sustituto de Griñán se debe abrir al voto ciudadano.

¿Por qué ha decidido levantar la voz?

Porque me parece que cuando estamos diciendo que se tiene que abrir el partido, que tiene que haber primarias para todos… Creo que tenemos una oportunidad histórica, porque nunca antes se ha producido un debate de estas características en Andalucía. Con una sucesión del presidente, utilizar una norma que, aún vigente, está ya anticuada. Es un retroceso y una oportunidad perdida.

Explíqueme por qué es anticuada.

Las conclusiones del Congreso Federal fueron políticas, no normativas. Por tanto el reglamento de primarias es hoy el mismo que había antes del Congreso, y por tanto en su filosofía esta anticuado. Lo que dijo el Congreso es que se cambiaría en la conferencia política que tendremos en octubre. Entonces se dirá dónde, cómo y cuándo hay que hacer primarias. Ahora, con unas prisas que no se entienden si Griñán va a seguir hasta el 2016, se quiere hacer unas primarias en pleno verano. Parce que en realidad no se quieren hacer.

¿Parece, o mantiene usted que no se quieren hacer?

Hacerlo de manera tan rápida y urgente… el 100% de la gente que opina de esto con libertad piensa que el proceso se ha diseñado para que no haya primarias. Es así de simple. El proceso es de diseño para que no las haya. Esto en Venezuela se denomina democracia formal. Yo lo disfrazo de democracia, pero en realidad no lo es.

¿Y por lo tanto pide que se pare el proceso?

Lo que yo pido es, uno, que se hagan después de la conferencia política donde se concretará ese nuevo proceso de primarias. Y, dos, que sea un proceso abierto a los ciudadanos. ¿Qué me contesta la Ejecutiva regional? Qué están cumpliendo con la norma. Y yo estoy hablando de oportunidad política.

¿Ha sido una respuesta formal o informal?

De un miembro muy autorizado de la Ejecutiva. Yo soy un militante disciplinado, y antes de hacer declaraciones traslado lo que voy a decir.

¿Usted que le ha contestado?

Yo le he contestado que la subida de dietas del presidente del Parlamento es legal, y se ha echado para atrás. El mero cumplimiento de la legalidad muchas veces no se ajusta a lo que la ciudadanía demanda.

Es un discurso muy duro…

Es el discurso que en este momento esperan la militancia, las bases y los ciudadanos de los que estamos en la cúspide del partido y de las instituciones. En mi caso particular yo no he venido a esto para estar cómodo y ya se lo que esto conlleva.

¿Y qué es?

Pues evidentemente por parte de los aparatos, no me refiero a nadie en concreto, una desafección, una marginación política… El aparato lo entiende como una piedra en el engranaje. Para mi, que tengo el privilegio, gracias al partido, de ser diputado andaluz, lo más sencillo seria quedarme callado. Pero no es lo que esperan de nosotros hoy los militantes y los muchos ciudadanos que lo están pasando mal en el desempleo, y que están enfadados por la situación. Que encima no se les vaya a permitir participar en un proceso de estas características en un momento histórico…

¿El paso siguiente más lógico no es presentar una candidatura alternativa?

No, porque yo me considero sensato. Eso supone una altísima responsabilidad que no puede afrontar cualquiera.

Pero de su discurso se desprende que debería haberla

Para que la militancia se reactivara, para que la ciudadanía acudiera a nuestras sedes, y para que participara de una manera serena en esa conversación que pudiéramos mantener con ellos, evidentemente si hay una votación es mucho mejor. Pongo el ejemplo de lo que pasó en Italia y en Francia.

Usted no pretende más que ser portavoz de los críticos…

No, no, no soy nada de eso. Esta es mi opinión personal como militante.

¿No debería hacer algo más que simplemente quejarse?

Llevo en política desde 1987, y nunca he hecho nada por mí mismo, sino lo que mis compañeros me han pedido que haga. Es un matiz muy importante, no creo en los híper liderazgos ni en los líderes que creen que lo saben todo. No observo que en estos momentos haya suficiente base para que dé ese paso. No se trata de eso, sino de manifestar un sentir profundo del partido y de la ciudadanía.

¿Se generará suficiente presión para cambiar las decisión de la Ejecutiva de convocar las primarias para finales de julio?

No se, pero yo he tenido docenas de felicitaciones, de ‘retuits’… la militancia ha puesto en red una página en contra de este proceso. La base socialista existe, que no quepa la menor duda.

#PrimariasAbiertas

20130627-163057.jpg

España sufre una de las mayores crisis económicas de su historia, pero si bien es esto grave, no lo es menos la desconfianza que muestran los ciudadanos en las instituciones, en los partidos y en el sistema que nos dimos hace más de treinta años, y que a pesar de todo ha traído la etapa de mayor estabilidad política y económica de nuestro país.
Los ciudadanos exigen transparencia, participación, igualdad de oportunidades, derechos y apertura de los partidos políticos a la sociedad. Ese es el debate hoy día, no solo en Andalucía o en España sino en todo el planeta.
Una de las principales señas de identidad del PSOE a lo largo de sus más de 130 años de historia, ha sido la de pilotar siempre los principales avances de la sociedad española. Para ello, ha escuchado a la ciudadanía, ha dialogado con ella porque forma parte de ella y ha canalizado sus aspiraciones y sueños.
El anuncio en los últimos días del Presidente Griñán de no volver a presentarse a las elecciones, le otorga la oportunidad pero también la responsabilidad histórica de ser el piloto que lleve a la ciudadanía hacia ese horizonte de democracia anhelada.
Haciendo del PSOE-A, una vez más, la federación vanguardia del PSOE.
Por eso, le pido, a Pepe Griñán, Secretario General del PSOE-A y Presidente del PSOE que abra un proceso de reflexión, un proceso de escucha activa y diálogo con los militantes y simpatizantes que nos permita conectar de una vez por todas con el sentir de la gente que siente en socialista.
Le solicito que proponga a la CER y Federal la realización de un proceso de primarias abiertas a los simpatizantes y ciudadanos, tal y como concluyó el 38 congreso federal “el establecimiento de las primarias abiertas a los ciudadanos para la elección de candidato a la Presidencia de Gobierno”, tal y como lo están demandando otras federaciones del PSOE, y sobre todo, tal y como lo requieren los ciudadanos. Si no, los ciudadanos seguirán sin creer en nosotros. Pudiendo parecer que realizamos una cooptación enmascarada o un “pariré”.
Las conclusiones del 38 congreso federal determinan que:
Necesitamos mejorar la calidad de nuestra democracia interna, dotándonos de mecanismos que hagan de nuestro Partido una organización más transparente, abierta y eficaz, que sea percibida por la ciudadanía como un instrumento eficiente de participación política, ayudando así a devolver la credibilidad a la política.

Profundizar en la democracia interna del Partido, es la solución a muchas de nuestras dificultades actuales. La participación de nuestra militancia es indispensable para ser un Partido fuerte. De hecho, cuanto más participan nuestros militantes mayor es la fortaleza de la de dirección del Partido.

El Partido Socialista siempre ha estado a la vanguardia de la participación democrática dentro de su organización. No podemos perder esta fortaleza. La ciudadanía de izquierdas prefiere la pluralidad a la uniformidad, el debate a la imposición. Por ello, debemos seguir avanzando hacia una mayor democracia interna. Para que los afiliados y las afiliadas se sientan participes y no meros espectadores y espectadoras de lo que se decide.

Sería conveniente reducir el porcentaje de avales necesarios para optar a la candidatura. Hasta la fecha, se ha exigido el 10 por ciento de militantes para la Presidencia del Gobierno, el 15 por ciento de militantes para la Presidencia de las Comunidades Autónomas y el 20 por ciento de militantes para las Alcaldías. Estos porcentajes pueden resultar excesivos. Por ello, podrían reducirse al 5, 10 y 15 por ciento de militantes respectivamente.

Para esto necesitamos tiempo y diálogo interno y externo. Así cómo concretar las resoluciones del 38 congreso federal en una conferencia política.

Por ello, este proceso de primarias abiertas a los ciudadanos debe celebrarse tras la Conferencia Política del PSOE en octubre.

Nuestro Presidente Pepe Griñan ha tomado una decisión valiente, limitar los mandatos a 8 años. Y nos ha informado que concluirá su mandato. Entonces ¿porqué tantas prisas?.

Si para España lo mejor es “primarias lo más cerca de las elecciones”, según Griñán y con lo que estoy de acuerdo, ¿porqué no para Andalucía?.

Puede interpretarse que elegimos en realidad al sucesor/a al Presidente del Gobierno andaluz y no al candidato/a a la Presidencia.

Así sólo podrían participar los parlamentarios andaluces, dejando fuera de esa posibilidad al resto de militantes, causando una profunda injusticia.

Aplicar la normativa vigente es cumplir simplemente con la legalidad, sin duda, pero hacerlo así y tan rápidamente es INOPORTUNO, INSUFICIENTE Y ANTIGUO. Porque estas normas han quedado superadas por las conclusiones del 38 Congreso, por el deseo de las bases y por las demandas de los ciudadanos.

Es más, pienso que se le hace un flaco favor a la persona designada, puesto que haciéndolo con tiempo y participación efectiva de la militancia y ciudadanos supondría un plus de legitimidad que nunca nadie antes en el PSOE ha tenido. Lo contrario será una decepción.

La rosa marchita

1225114161233_f

Mi amigo Cesar (Julio para los más íntimos) es un tipo peculiar. Sabio, sin ser catedrático. Militante socialista en la Comunidad Madrid. Crítico con la oficialidad, y muy crítico con los “críticos”.

Hoy, me decía de manera muy resumida, pero muy clara lo que nos ocurre. Por ello el título de este post y hago mías sus palabras.

“El capitalismo primero crea la crisis (para mi la estafa) con ella se carga el Estado de Bienestar creado por las socialdemocracias del norte de Europa despues de la segunda guerra mundial, y cuando la sociedad está desprotegida y empobrecida, le dice que la única salida para sobrevivir es renunciar a las conquistas sociales, laborales y económicas que actualmente tienen, después de décadas de lucha.

Al final todo se justifica que es preferible ganar 400 euros sin apenas derechos a estar en paro. pero al mismo tiempo las grandes fortunas están multiplicando sus beneficios y ganancias como nunca antes.

Los poderosos son muy listos, y muy poderosos (valga la redundancia) y los obreros no tenemos a nadie que nos lidere”.

 Psd: …Y sobre todo muy madridista

El argentino que pudo ser Papa y otros secretos

20130314-114412.jpg

El diario de un cardenal aporta datos hasta ahora desconocidos sobre el cónclave en el Vaticano

ENRIC GONZÁLEZ Roma 24 sept 2005.

El cónclave que convirtió a Joseph Ratzinger en Benedicto XVI no se desarrolló como se pensó en su momento. La principal alternativa a Ratzinger no fue el cardenal jesuita Carlo Maria Martini, sino otro jesuita, el argentino Jorge Mario Bergoglio, quien finalmente se atemorizó y renunció. Es uno de los datos hasta ahora desconocidos sobre la transición en el Vaticano.

Limes, una prestigiosa revista italiana de información geopolítica, publicó ayer un documento insólito: el supuesto diario que un cardenal redactó durante el cónclave de abril. La revista mantuvo en el anonimato la identidad del cardenal, por razones obvias, pero avaló la autenticidad del diario. Fuentes vaticanas se limitaron a comentar que si las revelaciones eran ciertas suponían una grave ruptura del juramento de secreto efectuado por todos los participantes en el cónclave.

Persianas selladas

El diario ofrecía algunas anécdotas, como la sorpresa del autor al no poder abrir las persianas de su habitación (selladas por razones de clausura) y las expediciones que el cardenal portugués José Policarpo da Cruz realizaba al patio para fumarse un puro. Más significativas resultaban las quejas planteadas por un grupo de cardenales contra el “conflicto de intereses” de Joseph Ratzinger, a la vez decano (y por tanto organizador del cónclave) y principal aspirante. Se propuso que el siguiente decano tuviera más de 80 años, para que no pudiera aspirar al papado, pero la idea no tuvo éxito: el actual decano es el secretario de Estado, Angelo Sodano, a punto de cumplir los 79.

Lo esencial del documento era, en cualquier caso, el relato de la singular competición mantenida entre Ratzinger, el todopoderoso prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, mano derecha del papa difunto y decano del colegio cardenalicio, y el cardenal arzobispo de Buenos Aires, Jorge Mario Bergoglio. En la primera votación, la de tanteo, Ratzinger obtuvo 47 votos. El segundo clasificado resultó Bergoglio, un jesuita ortodoxo en cuestiones dogmáticas pero flexible en materia de ética sexual (“quieren meter el mundo dentro de un preservativo”, bromeaba en privado), en torno al cual se articuló, por sorpresa, todo el bloque más o menos liberal y opuesto a Ratzinger.

En esa primera votación, celebrada el 18 de abril por la tarde, el líder de los reformistas, Carlo Maria Martini, se quedó en nueve votos. Sobre Martini, ex arzobispo de Milán, pesó el estado de salud: sufría una incipiente enfermedad de Parkinson, la misma que aquejó durante largos años a Karol Wojtyla.

El objetivo de los antiratzinger no era ganar. Cardenales como el belga Daneels o el conjunto de los alemanes (contrarios a su compatriota) eran conscientes de que casi todos los miembros del colegio cardenalicio habían sido nombrados por Juan Pablo II con criterios conservadores y que de ese electorado no podía salir nada reformista. El objetivo consistía en conseguir una minoría firme que impidiera que el cardenal alemán recogiera los dos tercios necesarios y le empujara a renunciar en favor de un candidato alternativo y más conciliador.

Los nervios de los ratzingerianos, que no esperaban una oposición sólida, se hicieron visibles a la hora de la cena. “Gran preocupación entre los purpurados que auspician la elección del cardenal Ratzinger”, escribió el diarista. Bergoglio permanecía en silencio. El cardenal colombiano Alfonso López Trujillo intentó convencer a los demás suramericanos de que no debían optar por Bergoglio porque no existía “ninguna auténtica alternativa a Ratzinger”.

En la segunda votación, a la mañana siguiente, Ratzinger subió a 65 y Bergoglio, a 35. El cardenal Martini se sentía optimista ante la evidencia de que Ratzinger no conseguía reunir los dos tercios necesarios. En la tercera votación, antes del almuerzo, Ratzinger 72, Bergoglio 40. En torno al cardenal argentino se había articulado algo que se parecía mucho a una minoría de bloqueo. “Mañana, grandes novedades”, le comentó Martini a un colega. Confiaba en que las dos votaciones de la tarde siguieran en la misma línea y en que Ratzinger renunciara esa misma noche.

Sucedió lo contrario. Mientras Martini veía crecer sus esperanzas de cerrar el paso al panzerkardinal, otros observadores más atentos percibían que era Bergoglio quien, con alusiones bastante claras, daba a entender que no se sentía preparado para seguir manteniendo el pulso o, en caso extremo, de asumir el pontificado. Bergoglio tenía miedo. Y eso hizo que, tras el almuerzo, un grupo de rebeldes decidiera volver al redil ratzingeriano.

En la cuarta y definitiva votación, Ratzinger alcanzó una mayoría suficiente, con 84 votos, y Bergoglio bajó a 26. El malhumor de algunos cardenales se reflejó en votos excéntricos, como el otorgado a Bernard Law, ex arzobispo de Boston, retirado tras el escándalo de los sacerdotes pederastas. “En la Sixtina hubo un instante de silencio seguido de un largo y cordial aplauso”, dice el diario. Al término del cónclave, el cardenal Daneels, el único que lamentó en público la elección de Ratzinger, pronunció una frase que ahora cobra todo su significado: “Aún no ha llegado el momento de elegir a un Papa hispanoamericano”.

“Mi vida no sería nada sin la música…”

Captura de pantalla 2013-01-11 a la(s) 12.02.28

Minientrada

IMG_1961

Anoche asistí al concierto de Las Migas, cuatro jóvenes artistas, mujeres, de orígenes diversos, Sevilla, Barcelona, Alemania y Francia.

Toda su música es pura delicadeza y sentido.

Os invito a escuchar esta canción que es una versión de Sentida Canción , desde Venezuela, en el siguiente enlace.

Deduzco por lo demás que es tiempo de revisar si vale la pena morir callada

Sentida canción

(Henry Martínez)
Si acaso de aquello no queda nada
serena te cantaré mis verdades
obviando todo el dolor que me invade,
dolor que tiene la forma de espada.

Es triste mi corazón,
la luna ya no es igual
y ahora me ven tan sola en la calle.
Si fuera por mí te pediría te quedaras
siempre junto a mí.

Recuerdo pasaron años y años,
y nunca te demostré mi alegría.
Mi vida que gran sentido tenía
no pudo pasar de pérfido ensayo.

Deduzco por lo demás
que es tiempo de revisar
si vale la pena morir callada
por eso te doy
mi nuevo aliento
cuánto siento mi cribado amor.

Las noches velan distinto,
mi piel no suda de amor
como un día ocurrió
y si es verdad que acabó
ofrezco para ti
esta sentida canción.

¡Ay! mi bello amor,
no hay verso ni guitarra
que me alegre hoy.

¡Ay! mi grande amor,
deseábamos un sueño
y se soñó.
(2000)