El Día “D”

El pasado Viernes  3 de febrero comenzó el 38 congreso federal. Venía precedido de una confrontación democrática entre Carme Chacón y Alfredo Pérez Rubalcaba.

Después de una larga jornada de agradecimiento a ZP por los servicios prestados, a eso de las 23 horas decidí marcharme a casa. Cené algo y me acosté a dormir sobre la 00.30 horas.  Puse el despertador a las 9 de mañana del sábado, puesto que el congreso no comenzaba hasta las 11 y necesitaba descansar del ajetreo semanal

Como casi todos los días mi hijo Martín se despertó a las 7.30 de la mañana. De manera intuitiva miré el móvil para ver que hora era.

Gracias a este hecho (bendita sean las casualidades y mi hijo Martín) vi un sms que me envió a las 01:45 horas un estrecho colaborador de Rubalcaba que decía: “Alfonso nuestro interventor vas a ser tú. Vente por aquí a las 8.30. Un abrazo”.

Si Martín no se hubiese despertado aquel día, ese día “D” no hubiese sino el mismo para mí.

Rapidamente me levanté, me duché y antes de irme le pedí a mi otro hijo, Fonsi que me diera un abrazo y me deseara suerte, así lo hizo.

Cuando llegué me dieron las indicaciones precisas y me incorporé a la reunión de las 8.30 para recontar los avales.

Allí me di cuenta de varias cosas; la primera, de cuan afortunado era de vivir esos instantes; la segunda, el honor que tenía de compartir aquella reunión con compañeros a los que respetaba enormemente desde hace tanto tiempo, Gaspar, Benegas, Oscar López, Rodolfo Ares; y finalmente, y por esto último, mi convencimiento que ganaría Rubalcaba, con este equipo es muy difícil no ganar.

Lo siguiente fue entregar los avales, Txiqui Benegas llevaba los 286 necesarios, y a mí me tocó llevar los restante hasta los 400 posibles.

No lo esperaba, pero cuando observé a los medios de comunicación tomé verdadera conciencia del momento histórico que estaba viviendo, justo en el epicentro del cambio de secretario general del PSOE.

A continuación, mientras se certificaban los avales de Chacón y Rubalcaba, se procedió por el presidente de la mesa electoral al sorteo para ver quién intervenía primero en el discurso, elegimos cara, salió cruz. Los representantes de Chacón eligieron hablar segundos.

Txiqui Benegas y yo nos miramos e hicimos una mueca de desagrado: “mala suerte, Alfonso” me dijo Txiqui mientras marcaba en su móvil (tipo Rubalcaba) y le comentaba a Alfredo el resultado.

“¿Que tal?, ¿que te ha dicho?”, le pregunté. “Que no nos preocupemos. que tiene su parte positiva y que incluso estuvo dudando elegir ser el primero. Que siendo el primero, Chacón no le pisaría el discurso”. Nos dió seguridad y tranquilidad y pensé que si lo hacía bien él, se lo pondría más difícil a ella, como después ocurrió. Eran las 10.15.

Los cinco miembros de la mesa electoral, José Zaragoza (representante de Chacón) y yo (representante de Rubalcaba) quedamos citados a las 11.15, cuando comenzara Rubalcaba su discurso.

Allí nos vimos todos, alrededor de una mesa y con un televisor viendo los discursos. Había un silencio sepulcral, tan sólo roto por los discursos y por el sonido rítmico de los compañeros de organización sellando las 2000 papeletas y los 1000 sobres, por cierto de entre los tres colores posibles elegimos el rojo.

Posteriormente comenzó la votación, y también comencé a fragüar una buena amistad con José Zaragoza. Me sorprendió que supiera tanto de mí. me dijo que sabía que mi mujer era catalana, hablamos de nuestros hijos, los dos míos y su hija una enamorada de Sevilla. Nos debemos una comida en Barcelona y un encuentro con su hija en Sevilla.

Todo transcurrió con normalidad, faltó (según la maquina) un compañero sin votar y entonces el Presidente cerró la votación, no sin antes darnos diez minutos para hacer lo que quisiéramos antes de empezar el recuento.

Y cometí un gran error (por lo mal que lo pasé). Una vez cerradas las votaciones entré en las cabinas y en todas el montón de Chacón era más bajo. Así se lo comenté a Zaragoza: “o se han llevado papeletas de recuerdo de Chacón o habéis ganado” evidentemente fue lo primero.

Cerramos las puertas y se activó el inhibidor para que no nos pudiésemos comunicar con el exterior. Antes se incorporó al escrutinio el Presidente del Congreso, Pepe Griñan.

La primera mesa dio un resultado espectacular, empate a 103 y un voto nulo, alguien consideró que los dos compañeros eran dignos de ser los máximos responsables del PSOE y metió una papeleta de Chacón y otra de Rubalcaba. Mantengo en mi poder esta papeleta como recuerdo. Por cierto en esta mesa votaban los apellidos de la A a la C.

En mi cabeza no dejaba de rular los montones de la cabina de votación. La segunda mesa me tranquilizó. Rubalcaba sacó veintidós votos de ventaja, 115 a 93. Curiosamente los mismos que al final obtuvo Rubalcaba de ventaja y los que se especulaban que obtendríamos en la provincia de Sevilla. Yo creo que fueron más.

La tercera y la cuarta ganó Chacón y nos recortó diez votos, 119 a 124 y 86 a 91. La incertidumbre renacía.

En la última ganó Rubalcaba por diez votos, recuperando los veintidós definitivamente.

Una vez finalizado el recuento, nos saludamos con fraternidad con los compañeros que apoyaban a Chacón y nos abrazamos los que lo hacíamos por Rubalcaba.

Todos teníamos la sensación de haber estado en el corazón de un momento histórico para nuestro partido mientras firmábamos el acta que quedará en los anales del PSOE y  haber presenciado directamente la democracia interna en su plenitud.

Todo el que votó lo hizo en la soledad de la cabina de votación, únicamente acompañado por su conciencia.

Ya fuera de la sala lo celebramos, no era para menos. Fui a la habitación de Rubalcaba me dio las gracias, yo le di la enhorabuena. Nos dimos un abrazo y lo dejamos solo para terminar su discurso.

Y volví a acordarme de cuanta suerte me dieron mis hijos Martín y Fonsi.

Anuncios

2 Respuestas a “El Día “D”

  1. Alfonso, realmente fue una jornada memorable para los que nos sentimos socialistas. Tengo que confesare que cuando me entere de que ibas a ser el interventor de la candidatura de Alfredo, me dio un buen palpito, fue en ese momento cuando supe que todo iba a salir bien.
    No quiero dejar pasr este momento para felicitarte por tu candidatura al Parlamento Andaluz, estoy seguro que harás un magnifico trabajo representando a todos/as los andaluces/as y muy en especial a los Sevillanos y Sevillanas. Un abrazo y enhorabuena.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s