Archivo mensual: junio 2011

DEJA VU

La condición no beligerante de España  ha hecho posible un cierto desarrollo económico que ha permitido amasar importantes fortunas a determinados sectores de la burguesía, mientras que los trabajadores sufren las consecuencias de una tremenda subida de precios, que disminuye por días la capacidad adquisitiva de sus salarios. El malestar ante esta situación, junto a la creciente demanda de libertades más efectivas planteada por amplios sectores de la población, han creado un ambiente de movilización social a favor de un cambio político, encabezando un movimiento huelguístico que ha conmocionado a la burguesía.

Estos hechos ocurrieron en Agosto de 1917, después de la la Primera Guerra Mundial  iniciada en 1914, a cuyo frente se pusieron el PSOE y la UGT. Esto último es lo único que no se le parece a la situación actual y nos tiene que preocupar a los Socialistas.

 

 

 

 

 

(Texto sacado pagina web http://www.psoe.es//ambito/historiapsoe/docs/index.do?action=View&id=460110)

 

Porque España no sale de la recesión

Artículo publicado por Vicenç Navarro, 24 de junio de 2011.

¿ Cómo un país sale de una recesión? Primordialmente a base de dos intervenciones públicas. Una es seguir políticas expansivas de gasto público que estimulen la economía mediante el crecimiento de empleo y aumento de la demanda de bienes y servicios. Las recesiones que existieron durante el siglo XX se resolvieron a través de grandes inversiones públicas, tanto en infraestructuras físicas como en transferencias y servicios públicos (sobre todo servicios públicos del estado del bienestar). Así, en EEUU, la Gran Depresión se terminó a base de una enorme expansión del gasto público –el New Deal y la II Guerra Mundial- que se invirtió en la infraestructura del país, en los servicios públicos y en el establecimiento del estado del bienestar (la creación de la Seguridad Social). Tal expansión del gasto público fue acompañada de un estímulo por parte del gobierno federal de EEUU a la sindicalización de la fuerza laboral como medida de estimular el crecimiento de los salarios a fin de aumentar la demanda. El estado federal no contrataba a ninguna empresa que no estuviera sindicalizada. La burguesía financiera e industrial estadounidense se opuso a cada una de estas medidas, atacando al Presidente Roosevelt, al cual definieron como “un traidor a su clase” (el Presidente Roosevelt procedía de una de las familias más ricas de EEUU), calificación que era motivo de orgullo por su parte.

La otra gran recesión (casi depresión) fue el fin de la II Guerra Mundial en Europa. El desempleo era masivo y las economías europeas estaban en una situación muy precaria. Las salvó una enorme expansión del gasto público, junto con el Plan Marshall, que estimuló la demanda y con ella la economía. Es más, la influencia de las izquierdas en los gobiernos europeos facilitó el aumento de los salarios y la notable expansión del estado del bienestar.

Ahora, sin embargo, se está intentando salir de la crisis a base de austeridad del gasto público, reducción del estado del bienestar y disminución de los salarios, todas ellas medidas que retrasarán todavía más el crecimiento económico y la creación de empleo. La evidencia de ello es abrumadora, siendo Grecia el caso más claro. A más recortes, mayor recesión, mayor déficit y mayor necesidad de endeudamiento. Las políticas que se están siguiendo en la Unión Europea son las contrarias a las que las economías necesitan para salir del agujero en el que se encuentran. Esto debería ser obvio para cualquier persona que mantuviera la capacidad de analizar la realidad económica sin estar imbuida por el dogma neoliberal promocionado por la banca, que es, por cierto, el único grupo fáctico que se beneficia de esta situación en que los países están profundamente endeudados. En realidad, toda la austeridad impuesta a los estados es para asegurarse que la banca no pierda su dinero prestado, y continúa recibiendo enormes cantidades de dinero como forma de pago de los elevados intereses de los bonos del estados, elevados com consecuencia de la percepción de gran riesgo que las agencias de evaluación de bonos (que son meros instrumentos de la banca) promueven. De ahí que todas las políticas de austeridad se justifiquen bajo el argumento de “dar confianza a los mercados financieros”

La otra intervención que un estado debe hacer para salir de la recesión es el cambio monetario. Es decir, que el país en recesión disminuya el precio de su moneda, con lo cual los productos y bienes que produce son más baratos y pueden exportarse más competitivamente. Ahí, el centro de la estrategia es hacerse más competitivo a base de reducir los precios, incluyendo el precio de la moneda. Así, cuando Argentina estaba en una profunda recesión en el año 2001, decidió abandonar su moneda desligándola de la paridad con el dólar que le había impuesto el Fondo Monetario Internacional (FMI) como medida de garantizar los intereses de la banca y que habían tenido un impacto muy negativo en su economía, sumergiéndola en una profunda recesión, algo semejante a lo que le está pasando a Grecia. Cuando Argentina “salió del dólar”, los productos argentinos se abarataron y Argentina se recuperó, creciendo un total del 63% en seis años.

Ahora bien, esto no lo pueden hacer los países miembros de la eurozona, pues la política monetaria es responsabilidad del Banco Central Europeo, que en realidad es un lobby de la banca. De ahí que los países PIGS (Portugal, Irlanda, Grecia y España) tengan un problema gravísimo, impuesto por la manera como funciona la eurozona y el control que las derechas (y la banca) tienen sobre tales instituciones. Por un lado no pueden seguir políticas expansivas, y por otro no pueden reducir el precio de la moneda para poder salir de la recesión. Es imposible que tales países puedan salir de la recesión a base de tales políticas. Así de claro.

La solución que dan las derechas es que, si no pueden reducir el precio de la moneda, deben reducir dramáticamente los salarios. Es lo que se llama la “devaluación doméstica”, lo cual contribuye todavía más a la recesión. Y así estamos. La situación actual, además de indignante, es insostenible.

SILENCIO FELIZ

 

Silencio feliz
19/06/2011 JOSE Nevado 

Le pido al amigo popular su opinión sobre el momento que viven, y me sorprende con la nota que transcribo, un manojo de emociones: “El silencio del ganador rompe tímpanos. Los militantes del PP versados en rimas y más dados a las efusiones ruedan versos gordos que mañana bien pudieran convertirse en canciones para una épica. Todos nos solazamos en la victoria obtenida y, sobre todo, nos hacemos aguas ante la inminencia de la que pronto llegará. El ´Líder´ acertó, hizo pleno. Y hemos guardado en ese hondón de la memoria las dudas que albergamos sobre él. Estamos seguros de que al ´Hombre de la Ceja´ le quedan dos telediarios, que el PSOE está desventrado sobre la arena y que Rubalcaba, el ´Ladino´, no nos arañará. Nos inquieta, eso sí, el tiempo que nos queda para tener bajo la mano ´Todo el Poder´. Así que pedimos elecciones generales y andaluzas ya. Pero, como ocurriera en el tiempo recién pasado, nuestro ´Líder´ no tiene prisa. Ha dado una rueda de prensa después de nueve meses y vuelve al mutismo, que bien pudiera continuar hasta la primavera de 2012, tras las elecciones. Así pues, estamos confiados y avantos al tiempo. Continuaremos removiendo las aguas de ese río turbio que ahora es España para hacerlas parecer aún más zarcas. Además pronto llega el verano y, a que dudarlo, el ´Líder´ tomará el mes de vacaciones reglamentario. Tiene razón, la vida política es muy dura y el curso que viene lo será aún más. Poner de nuevo a España en pie será trabajosisimo. Así que todo a su tiempo, con su ritmo y hacer lo que se pueda. Porque, y esto sí es trascendental, en estos momentos tan cruzados en los que Aznar apoya a Gadafi y Zapatero a los chinos ¿quién puede acertar siempre?. Haremos, pues, lo que nos vaya indicando el día a día. No habrá programa, ni prioridades específicas. Eso sí, nuestros alquimistas de la economía buscan fórmulas mágicas parecidas a aquellas que convirtieron miles de hectáreas de terrón en millones de vellón construyendo pisos. En todo caso, si no las encuentran, resistiremos. De esta no nos echan de La Moncloa ni a tiros”. Ni quito ni pongo coma.

*Periodista