Avestruces en Sevilla. Antonio Hernandez Rodicio

Uno de los vicios más comunes de Sevilla es el de protestar por todo lo que hace el Ayuntamiento. Da igual lo que haga, la praxis colectiva es la protesta. ¡Primero quéjate y luego pregunta!. Esa sería una buena inscripción para blasonar el escudo de armas de la ciudad. A la vuelta del verano, al descubrir las calles enrejadas, las aceras levantadas y el polvicero suspendido en el aire, las protestas han arreciado.

Sin duda, los planes especiales de empleo del Gobierno y de la Junta de Andalucía han provocado más aperturas de zanjas y calicatas de lo normal. Sin embargo y al margen de ese zafarrancho coyuntural, pocas veces ha sido tan coherente el Ayuntamiento de Sevilla como lo está siendo ahora. Es difícil vivir en esta ciudad y no haberse enterado de que hay una apuesta institucional y política por la peatonalización de las calles, de forma especial en el centro histórico. Recuerdo haberle oído con toda claridad al alcalde que el proceso de peatonalización sería progresivo e imparable. Es más, cuesta trabajo creer que por parte de muchos se siga ignorando o se desconozca qué principios recoge el PGOU a estos efectos.

Un plan que fue elaborado con una importante participación ciudadana. Aunque parezca enfatizar lo obvio, la peatonalización de la Avenida de la Constitución no fue más que el arranque de un ambicioso plan de recuperación de las zonas más degradadas del centro, que penosamente coincidían con algunos de los entornos patrimoniales más relevantes. No es exagerado afirmar que a partir de entonces se trata de un nuevo centro, de un espacio humanizado, cualificado, que ha esponjado a favor del peatón y en contra del tráfico rodado. No es ni más ni menos que una apuesta que hace reconocible a las ciudades realmente modernas. Y ha sido una apuesta valiente, incluso osada. Ninguna corporación se había planteado siquiera transitar por ese camino.

Hasta ahora los sucesivos equipos de gobierno han dado por bueno el caos preexistente, sabedores de que la inercia histórica-histérica de la ciudad les beneficiaba, ya que nadie iba a reclamar peatonalización alguna. Una peatonalización que lo mejor que tiene es que es irreversible. Por supuesto que habrá a quien no le guste nada de lo que se ha hecho. Incluso algunos preferirán manifestarse adictos al dióxido de carbono antes que reconocer un acierto al actual equipo de gobierno. Y estarán en su derecho, pero tales comportamientos, más frecuentes de lo que cupiera pensar, ni empañan la realidad ni nublan el hallazgo que supone el espacio liberado de coches y ganado en buena lid por y para la ciudad.

Impulsada políticamente por el socio de Gobierno, IU, la ciudad vive en paralelo un coherente desarrollo del carril-bici. Un éxito sin precedentes que ha consolidado ya a Sevilla como una de las grandes urbes que más kilómetros de carril-bici ofrece. Otro proceso imparable e irreversible que conlleva la pérdida de vías para el coche. Las calles estrechan el espacio rodado para cederlo a la bici, las avenidas pierden carriles en beneficio de la bicicleta. No es ni más ni menos que una decisión política del gobierno PSOE-IU, que lleva a gala esta apuesta por una ciudad distinta, más sostenible, rabiosamente moderna.

Es posible que sigan las protestas, pero el que no se ha enterado de que Sevilla le ha declarado una guerra paulatina al coche y se ha conjurado para apostar por el transporte público es porque no quiere. No hay marcha atrás. Al contrario, el hábito irá exigiendo más y mejores infraestructuras para la bicicleta, sean carriles mejor diseñados, puntos de alquiler más accesibles o bicicletas de más calidad y siempre a punto. Tampoco se entiende de qué se queja la gente. Es un proyecto anunciado y vuelto a anunciar. Aunque también habrá a quien no le guste el carril-bici. Detractores del pernicioso desplazamiento a pedales, que de todo hay. Enemigos de esa forma de alienación impulsada por el gobierno social-comunista que está corroyendo las entrañas inmarcesibles de lo que hemos dado en llamar Sevilla.

Pero con ese frente anti-todo ya cuenta el gobierno de la ciudad. Deberían preocuparle más aquellos que protestan con razones objetivas y demostrables, los que se quejan no tanto por lo que se está haciendo, sino por como se está haciendo. Y en ese sentido caben críticas de todos los colores y tamaños.

Por ejemplo, el carril-bici ha emprendido una deriva en su desarrollo manu militari. La máquina está engrasada y no hace prisioneros. No existe, y si existe no se conoce, contacto alguno con los colectivos vecinales por donde discurrirá. Su trazado no se somete a sugerencias, los arranques de obras ni se negocian ni se anuncian. No se informa a los vecinos ni de qué obra se trata ni de cuánto durará. Ni siquiera informan del lugar al que han trasladado provisionalmente los contenedores de basura. Es un proceder absolutista. Y, desde luego, se me ocurren cien mejores formas de hacerlo antes de que el carril-bici se convierta en algo antipático hasta para sus propios defensores.

Ahí tiene tajo el alcalde, que anunció hace dos años y medio que esta sería la legislatura de “los pequeños detalles”. A día de hoy brilla por su ausencia un modo racional, ordenado, y transparente de hacer las cosas. Da igual que sea la Oficina de la Bicicleta tutelada por IU la causante de los estropicios, el alcalde recogerá los frutos del éxito del carril-bici y también debe pechar con sus averías. Y no sería la primera vez que se juzgue una gestión por las pequeñas cosas. Ese es el quid. Lo otro, la queja desaforada, debería preocuparle menos porque no van a desactivarla hagan lo que hagan: debe ser gente que entierra la cabeza bajo tierra.

Anuncios

4 Respuestas a “Avestruces en Sevilla. Antonio Hernandez Rodicio

  1. Excelente punto de vista, que comparto al ciento por ciento. Hay que mejorar la comunicación municipal y hacerla más participativa, que la gente haga suyos los proyectos. LLegaríamos a muchas más personas. Las redes sociales, como tú bien sabes, son unas herramientas poderosísimas para lograrlo.

  2. Cualquiera que haya tenido la suerte de vivir en Sevilla, de participar y sentirse parte activa de ella, de crecer y madurar en ella, de pasear por sus calles, de enamorarse y desenamorarse una y otra vez en sus plazas, de compartir tertulia en su bares y tabernas, de estudiar en su universidad, tiene clara dos cosas sobre ésta nuestra ciudad. La primera es que se trata de una ciudad, como pocas, cálida y acogedora, abierta y alegre, y sobre todo, que es una ciudad donde se vive y convive en la calle. Algo único y difícil de extrapolar. La segunda, es, supongo que causado por eso de vivir en la calle, que se discute mucho de todo y de todos. Es muy difícil encontrar, por ejemplo, a dos sevillanos que te den la misma alineación de la selección de fútbol de España. Cada uno tiene su propia apuesta y la defenderá con énfasis y entusiasmo durantes las horas que sean necesarias, sin prisas. Esa es nuestra forma de ser, esa es nuestra cultura, esa es nuestra tradición social, esa es nuestra grandeza tan admirada como incomprendida fuera de nuestras murallas.

    Sevilla, la ciudad de los colores y los olores, es la cuna de las contradicciones donde se confunde lo divino de lo profano sin que nadie se alarme ni se rasgue las vestiduras pero donde a fuerza, supongo, de venerar y pasear por sus calles a tantas imágenes de Jesús, hemos hecho nuestra esa frase evangélica de que “nadie es profeta en su tierra”. Hagas lo que hagas, siempre se podría haberse hecho mejor, o lo que es peor, cualquiera lo hubiera hecho, o aún más peor, ¿era necesario haberlo hecho? Pasado el tiempo, lo hecho se hace tradición y ya no hay quien le quite a un sevillano aquello que en su día criticó pero que ahora, en la actualidad considera suyo. ¿Quién critica ahora la peatonalización de la avenida de la Constitución? Así somos y así nos gusta ser, beligerantes e insatisfechos con todo y con todos.

    Por otra parte, sorprende y mucho, que políticas de corte progresista que en su desarrollo repercuten de forma positiva y negativa a la vez en gran parte de la ciudadanía se haga a espaldas de esa ciudadanía. Las propuestas absolutistas siempre han venido de la misma mano, la derecha, la que suele golpear y maltratar al débil y desprotegido. Que nadie lo olvide. La izquierda, entre otras cosas, se caracteriza por la integración y la participación, no por los personalismos. Bueno sería no olvidarlo cuando contamos con la confianza de la ciudadanía. No es inteligente ni progresista la tozudez con la que, al parecer, en solitario, con grandes discrepancias en la vecindad, se acometen una y otra vez las obras programadas en los despachos del carril-bici. Esa tozudez tiene garantizada, con toda seguridad, el voto de desconfianza; y no sería de recibo, que una gran apuesta por la movilidad sea pagada con la pérdida electoral. Que cada palo tome nota de lo que se nos puede venir encima.

  3. Me parece estupendo el artículo escrito por usted, Señor Gómez de Selis y los comentarios que éste ha generado. Es decir usted preconiza su apuesta por una Sevilla libre de coches , de humos, dónde se va a apostar por los servicios publicos pese a quien pese.. Pues permítame decirle que todo eso está muy biien y es ideal, pero a ustedes se les olvida , que Sevilla no les ha votado.Como bien sabe la lista mas votada en las anteriores elecciones municipales fueros las del PP y por tanto , por mucho que usted diga que la peatonalización de las calles, el carril bici, etc, estaban en sus proyectos y por ello van a cumplirlo, tienen que tener en cuenta que la voluntad del ciudadano en su mayoría era otra opción política, y por ello creo que tanto su formación política como la de sus socios de IU , podrían y deben de gobernar para todos. Y a la vez que de la forma más autoritaria y antidemócrata habéis tomado las decisiones de peatonalizar calles e instalar carril bici en ellas , hay que buscar medidas alternativas para los que no pueden o no quieren usar el carril bici, ni quieren tener que utilizar por narices los transportes públicos. ¿ Dónde se van a ubicar las plazas de aparcamiento que habéis eliminado? . ¿dónde van a aparcar los que antes lo hacían en la calle Asunción o en la calle Luis Montotot o en la calle San Jacinto ?.No he visto que a la vez se estén habilitando nuevos parkins o plazas alternativas.No se entiende como a la vez su gobierno, el de todos, en Sevilla le ha declarado la guerra a los coches y a la vez el gobierno de España subvenciona la compra de coches. No entiendo nada. No entiendo cómo pueden hacerse así las cosas. Lo siento , pero lo único que espero es que para las próximas elecciones si vuelven ustedes a gobernar, lo hagan personas y profesionales con más sentido común y por supuesto más democrático.

  4. Vd dice:
    “Es posible que sigan las protestas, pero el que no se ha enterado de que Sevilla le ha declarado una guerra paulatina al coche y se ha conjurado para apostar por el transporte público es porque no quiere”.

    Le ruego revise tamaña barbaridad. Sevilla no le ha declarado la guerra a nada ni a nadie y Vd ni el PSOE es Sevilla. La actividad económica de una ciudad exige transporte privado. Dígame vd como se van a abastecer los comercios o como un visitador médico que lleva material va a desenvolverse con el transporte público.
    Vd como tantos otros políticos teóricos que no han trabajado jamás fuera de su burbuja de cristal política no tiene ni idea de lo que es la economía. Hacer carriles bici a costa se suprimir aparcamientos o dificultad el tráfico rodado privado es una barbaridad que solo un ignorante sin preparación se atreve a afirmar.
    Vd y tantos otros acabarán arruinado Sevilla.
    No tengo esperanzas de que Vd publique esto, su partido jamás fue demócrata, pero que sepa al menos que muchos ciudadanos no nos chupamos el dedo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s