Una lección de Política

GriñánDiscurso de José Antonio Griñán en el Plenario de Organizaciones Sectoriales el pasado 9 de mayo de 2009 en Sevilla.

Compañeras y compañeros,

Tenemos una reunión de las Organizaciones Sectoriales, no sé por qué este término no me gusta, porque ¿a quién le vamos a decir que la Educación, ni siquiera la Salud, la sostenibilidad o el Medio Ambiente son sectoriales? Yo creo que son organizaciones que atan el lazo social. Nos permiten que la sociedad esté más cohesionada, tengan un porqué y que sepa a dónde va.

Tengo la certeza de que en momentos como éste se viven momentos de confusión, en los que nos es difícil ver el bosque detrás de tanto árbol, momentos en los que se dicen cosas que no tienen sentido ninguno si no unimos las piezas como un puzzle para verlas todas como un conjunto. De eso se trata de que nosotros en esta crisis, que no es una crisis económica, sino una crisis del capitalismo, tengamos la conciencia muy clara de lo que somos, dónde estamos y de lo que queremos hacer. Yo he vivido muchas crisis económicas, de los 70, 80, 90, el petróleo subía, crisis de oferta y demanda… pero ésta es una crisis es del capital que ha producido desempleo, pérdida de crecimiento, desistimiento social, sufrimientos como consecuencia de que el capitalismo, en uno de sus factores productivos por excelencia ha arruinado todo, porque el dinero se ha convertido en una mercancía y la especulación ha sustituido a la producción de bienes y servicios, al trabajo honrado. Esa es la crisis real.

Es verdad que ahora todo el mundo sabía que había crisis e, incluso, el PP decía que heredaban la crisis, que ha sobrevenido como cuando se pincha una burbuja, nos ha explotado en la cara, pero si hubiéramos analizado lo que venía ocurriendo en el mundo en los últimos años nos habríamos dado cuenta de que algo no funcionaba. Crecía la riqueza en todo el mundo a un cinco por ciento cada año, crecía el comercio internacional aproximadamente a un cinco por ciento, pero los mercados financieros crecían a un cuarenta y cincuenta anual, ahí había algo que no funcionaba porque los mercado financiero tiene el valor que tengan las mercancías, los bienes y los servicios que se producen, no otra cosa y, sin embargo, no supimos verlo, esto es verdad y nos ha ocurrido a todo el mundo.

Cuando se peleaban en aquel debate famoso, creo que en el año 92, Clinton y Bush padre, le echó en cara Clinton ‘es la economía, estúpido’, como si la economía fuera una ciencia inmodificable. Lo que nos ha enseñado esta crisis es que eso es mentira. Ni la economía es una ciencia exacta, ni se puede hacer economía sin política. No hay economía sin política económica, sin objetivos económicos y sociales y si no tenemos un modelo. Esta crisis nos permite entablar el debate ideológico, vamos a poder hablar de ideas y proyectos, y no os dejéis embaucar, porque esta crisis tiene un origen que hay que conocer y tiene que tener un desenlace por el que todos tenemos que luchar por conseguir.

Es verdad que cuando un cuerpo está enfermo y tiene una crisis respiratoria lo primero que hay que hacer es ventilar, hay que poner oxígeno, pero que las ambulancias no nos tapen los caminos y sepamos a dónde vamos. Estamos tomando medidas contra la crisis económica, que traten de favorecer la actividad económica, el crecimiento del empleo, protección de los que lo pierden, pero sabiendo a dónde vamos y cuál es el modelo al que queremos conducir nuestra marcha. Algunos me habéis oído recordar lo que hace 90 años escribía ese economista, Keynes, y que metieron en un cajón. Decía que se comenta que Lenin ha dicho que ‘la mejor manera de terminar con el capitalismo es viciar la circulación del dinero. Era 1919, recién realizada la Revolución Soviética y es lo que ha pasado ahora. Se ha viciado la circulación del dinero, ha circulado dinero sin soporte de bienes y mercancías. Ha circulado dinero que no tenía valor de mercado.

Habéis visto que la consecuencia fue muy clara: hace un año ibais a un banco y, aunque no quisierais, os llevabais un préstamo, ahora no podéis. Se ha vivido una crisis del capital, no económica, sino del sistema.

Es verdad que no hay ninguna receta, ninguna alternativa al modelo capitalista, pero sí al modelo de recorrido capitalista que hemos sufrido en los últimos años. Y eso nos pone delante de los ojos la realidad de nuestro proyecto, porque esta crisis lo que nos ha venido a hacer es convalidar el modelo del socialismo democrático. El mismo Bush hijo, que era un presidente, aparte de nefasto, rodeado de una guardia pretoriana de neocoms, un ultraliberal más allá de cualquier otra ideología, terminó nacionalizando la banca, tomando medidas en las que invocó al Estado. Esa filosofía política que nos decía ‘no el Estado quieto, todo mercado’ se demostró que no vale, igual que la que decía lo contrario en el año 89 ‘todo Estado y nada al mercado’ tampoco valía. ¿Cuál vale? Y se nos pone delante de los ojos nuestra política, la política socialdemócrata, la política del socialismo democrático, que construyó Europa, un continente que supo no solamente hacer que creciera la riqueza, sino crear prosperidad, unió el reparto de la riqueza. Esa filosofía política es la que ha salido convalidada y eso es de lo que tenemos que hablar también cuando hablamos de la crisis. Un partido dice todos los días ‘tenemos cien medidas, doscientas’, por cierto, el Partido Popular empieza con diez, luego setenta y siete, luego cien y todas se resumen en una sola, bajar los impuestos, que significa depauperar el Estado.

Ocho años gobernando España y ahora dicen vamos a llevar a los ayuntamientos a la calle para su financiación y lo único que hicieron fue quitarles su impuesto, el Impuesto de Actividades Económicas. ¿En qué quedamos? ¿Cómo se va a financiar una administración sin impuestos, cualquier política pública sin impuestos? Ese es su único legado, su único mensaje. Hay que tomar medidas, sin duda. En primera fila está Ángel Gallego, el representante del Partido Socialista en el diálogo político para el empleo, que ha estado siempre con Antonio Ávila, hoy consejero de Economía, y el Partido Popular cada día con un interlocutor distinto, un día dejaba un papel, otro día lo quitaba, y nosotros hemos puesto encima de la mesa 41 medidas, que suponen más de 5.000 millones de euros y todavía estamos esperando contestación.

Hay que tomar medidas contra la crisis y proteger a los que pierden el empleo y hay que saber que la prestación de desempleo tiene una duración y si se termina hay que buscar medios alternativos para apoyar a las familias. Además de eso, por cierto, Andalucía es la única comunidad autónoma que ha complementado el Plan de Empleo Municipal con 360 millones de euros, que a veces habrá que hablar en pesetas para recordar, porque son 60.000 millones de pesetas. Es un dinero.

Hagamos esto y no dejemos de hacer lo importante: digamos cuál es nuestro modelo, a dónde queremos ir. Y todos vosotros sois de organizaciones que lleváis el peso político del modelo. Se basa en muchas cosas, pero es muy simple. El modelo se basa en la iniciativa privada; en que el sector privado es el que crea ingresos, empresas y riqueza; se basa en la libertad sindical, en la negociación colectiva, en el derecho de huelga. Se basa en principios clásicos, pero se basa también y fundamentalmente en políticas redistributivas. Dicho de otra forma, el Partido Socialista siempre, ahora, mañana, parte siempre de la libertad. Nuestro proyecto parte de la libertad. Hace muchos años, en la transición, decíamos socialismo es libertad, hace 60 años decía Fernando de los Ríos ‘libertad para ser libres’. Partimos de la libertad, pero no somos liberales, buscamos la igualdad, pero no somos igualitaristas. Creemos en la libertad, porque creemos que todo se consigue partiendo de seres humanos libres, que deciden su propio destino, pero creemos también en que si no es por el Estado, por un poder que redistribuye y que crea la igualdad de oportunidades, no hay libertad para todos. Es muy simple, es el artículo 9 de la Constitución, que nosotros sí nos lo creemos y nos lo tomamos en serio. Y
sabemos que existen poderes públicos que tienen la obligación de que los derechos y libertades sean reales y efectivos. Garantizarlo con la acción pública y eso significa impuestos. Claro que sí, impuestos progresivos. No podemos retroceder tampoco en esto, no somos un partido que pone impuestos, pero somos un partido que sabemos que la sanidad, la educación, las carreteras cuestan dinero y que para eso debemos tener un sistema fiscal progresivo y ese debate también lo tenemos que hacer. Porque es muy grato para los oídos hablar siempre de bajar impuestos, pero ¿eso qué significa lo que decía FAES, Aznar y PP en su librito? ¿Significa privatización de servicios públicos, significa que al final cada cual solucione sus propios problemas, que solamente existe un ciudadano y ciudadana cuando son productivos, que no hay que atender a todo el mundo, que la educación tiene que ser para el que se la pague?

Igualdad de oportunidades es lo que permite que la libertad sea para todos, que los derechos sean reales y efectivos, es la que da cohesión social a un país, la que nos permite que todos convivamos. La igualdad de oportunidades además tiene otra cara: la eficiencia económica. En nuestro modelo, en el que creemos, hace que un país sea más rico, porque utilizamos el potencial y la capacidad de cada uno de sus hombres y mujeres hasta el límite, no hasta los recursos económicos de sus familias. Libertad, igualdad de oportunidades y responsabilidad, que debe formar parte también de nuestro discurso.

La libertad no es libertad si no existe la correspondiente responsabilidad de quien la ejerce. Responsabilidad de todos en el uso de los recursos públicos. La igualdad de oportunidades como condición de crecimiento económico debe empezar por una igualdad que no está conseguida: la igualdad entre hombres y mujeres, es una tarea inacabada por la que se debemos seguir luchando día tras día, hora tras hora, momento tras momento y por mucha ideología que nosotros defendamos hemos de cuidar que esa ideología sea la dominante en la sociedad, deber ser la ideología de la mayoría social de progreso, no dejar la ideología dominante en manos conservadoras, que utilizan al ser humano como objeto. Es una tarea ideológica la que tenemos por delante. Y la igualdad de género, insisto, es una tarea que no está terminada y es la que además la que nos proporciona también mayor eficiencia económica, porque utilizamos mejor nuestro capital humano.

La educación no consiste solamente en meter más o menos dinero y en los últimos cinco años la Junta de Andalucía ha invertido más del 2,5 del PIB. Se ha hecho un esfuerzo colosal, pero que no es suficiente. Yo propongo una alianza que ya vivimos en los años 80 con la LODE. Hablo de una alianza entre el profesorado, el alumnado, los padres y la Administración. Un alianza en la que el primer objetivo sea aprender, ser ciudadanos, que se respete al que estudia, que no se persiga a los chavales, que no se acose a los chavales que estudian, que en todos los programas que hagamos en la televisión pública pongamos en valor el esfuerzo, aprender, estudiar y aprovechar las oportunidades.

En todas las encuestas siempre se nos pone al Partido Socialista en vanguardia en sanidad, servicios sociales y educación, pero así como en sanidad no perdemos nunca un punto y en servicios sociales también crecemos en educación estamos bajando, seguimos por delante de la derecha, y no es por dinero. No os lo creáis, es por lo que yo digo. Si no forjamos esa alianza se nos va la educación de las manos. Y es responsabilidad de todos: de los padres, de los hijos, de los profesores y de la
Administración. Esa alianza es la que tenemos que consolidar porque la educación nos hace libres, ciudadanos, gente que sabe elegir su futuro, decidir por sí misma, que no la va a engañar nadie con un eslogan, aunque la machaquen los medios de comunicación de la derecha con ideología de la derecha. Eso es fundamental y ahora viene la segunda parte: ni el capital, ni la tierra, ni las materias primas nos dan ya la riqueza. No os lo creáis. Desgraciados los países que tienen el petróleo, son los que peor lo pasan y lo han pasado. y, si no, mirad la geografía del mundo.

Lo que nos hará ricos, lo que nos hará ganar el futuro son los hombres y mujeres, las personas, el capital humano y eso necesita formación, conocimiento, educación, que es un modo de conquistar la economía del futuro sin necesidad de que dependa de bajar los costes laborales. Competiremos por la calidad, por los mejores productos, por el conocimiento. Por lo tanto, la educación es la principal política de todas. No hay otra.

Las demás son menos política. La educación es la política por excelencia, a ella debemos dedicarnos y, además, ha sido nuestra seña de identidad en los 130 años de historia del Partido Socialista y tiene que seguir siendo. Luego, dentro de lo que llamo igualdad de oportunidades está eso que nos permite a todos y a todas seguir siendo ciudadanos cuando ya no somos productivos o empezar a ser ciudadanos cuando aún no hemos alcanzado la edad de llegar al mercado de trabajo o cuando ya no tenemos fuerzas. Eso también es igualdad de oportunidades, la solidaridad entre sanos y enfermos, entre ricos y pobres, a través de un sistema fiscal justo.

Quiero deciros en estas Organizaciones Sectoriales que vosotros defendéis que debemos defender también lo activo de las políticas de no sé por qué se han dado en llamar políticas pasivas. Son políticas activas, porque una persona en desempleo lo que quiere es empleo. Políticas de reinserción, porque la protección por desempleo está bien, cuando no hay otra oportunidad. Por ser mayor y ya no producir ¿se ha de perder la condición de ciudadanía? Tenemos un caudal de personas mayores que deben ser activas. Le he pedido al consejero de Empleo que me haga una movilización de personas prejubiladas y jubiladas en Andalucía para que colaboren con el Servicio Andaluz de Empleo, porque quieren y pueden hacerlo. Y quieren sentirse, todavía, útiles para la sociedad.

Y la sanidad, igual. ¿Sabéis cuál es nuestro patrón de enfermedad? Enfermedades crónicas, envejecimiento, prevenir la enfermedad, promocionar la salud, hábitos saludables. Salud activa, no pasiva. Eso también forma parte de nuestra filosofía. Sistema de protección social activa y responsable.

Y, por último, sostenibilidad. Nada de lo que hagamos vale para nada, si no lo pueden hacer también nuestros hijos y nuestros nietos. Todo lo que hagamos ha de ser el legado que transmitamos. En urbanismo, sí en urbanismo. En medio ambiente, también. En energía, sobre todo. Hemos de ser un proyecto sostenible que valga para hoy, para mañana y para pasado mañana. A veces, me planteo, y lo digo en serio, si es bueno que baje mucho el petróleo, porque el efecto sustitución ya se deprime en energías alternativas y renovables y hay que estar siempre en esa avanzadilla. Tenemos que sostener el modelo hacia el futuro y eso es el proyecto.

Las elecciones europeas no nos van sino que a consolidar el modelo. Si se lo inventó la socialdemocracia después de la Segunda Guerra Mundial, si es el modelo que nos inventamos nosotros, que luego la Tatcher y la caída del Muro de Berlín quitaron de en medio. Y ahora vuelve otra vez. Y debemos estar orgullosos de que vuelva, porque la crisis nos ha dado esa oportunidad de confrontar ideológicamente nuestro programa, nuestro proyecto. Y no lo desaprovechemos. No somos maximalistas, no somos intolerantes, no nos creemos que tenemos la verdad, pero sí creemos en nuestro proyecto y, por lo tanto, tenemos que convencerlo con convicción escuchando a todo el mundo. Yo siempre digo que los socialistas no debemos estar con la gente, debemos ser gente y difundiendo nuestro propio proyecto.

A todos los que estáis en organizaciones sectoriales yo solamente os quiero transmitir que formáis esa columna vertebral del proyecto, ese poder estar transmitiendo permeablemente y permanentemente nuestras ideas a todos los hombres y mujeres de Andalucía. Vamos a salir de esta crisis, no tengáis ninguna duda. Vamos a salir, si podemos, hacerlo entre todos, más pronto que tarde. No será nada igual como antes. Y si algo es como antes es que nos hemos equivocado. Hay que salir de la crisis, pero en mejores condiciones, sabiendo ya lo que no puede volver a hacerse. Podemos salir de la crisis con el impulso otra vez de los tanques de pensamiento neoconservador y ultraliberal que ya están funcionando. Dentro de seis meses, lo vais a ver, la culpa del desastre de Bush la tendrá Obama. Ya hay voces: Aznar, FAES… ¿Es que eso no es la ideología del Partido Popular, eso no es el pensamiento profundo del Partido Popular?

Ese que dice que no se ha equivocado el mercado, sino el Estado. Pero, por Dios, si no había Estado. Si hicieron lo que les dio la gana, pero ya están funcionando y tienen mucho dinero. Así que nunca más, nunca más, ése ha de ser nuestro lema, porque van a volver…

En una situación como ésta no consiste en hacerse fuerte en una idea, hay que explicarla bien, hay que desarrollarla bien, hay que poner ejemplos, el partido también que hacer documentos, informar de lo que hace el Gobierno, pero en Andalucía existen las mejores condiciones para salir de la crisis. Primero de todo, os quiero decir que ésta es una crisis también de confianza. Es una crisis de expectativas. Cuando no se tiene confianza, no hay futuro. Fijaos si no hay futuro que la gente no se compra el coche o el piso. Lo primero es restaurar la confianza y ¿cómo se restaura la confianza? Primero

conociendo la realidad, porque el otro día venía una encuesta en el periódico y decía ¿cómo valora la situación económica? Y la respuesta era de más de un ochenta por ciento mala o muy mala y después preguntaba ¿cuál es su situación económica? Y más del cincuenta por ciento respondía buena o muy buena. Auténtico. Y eso se repite en todas las encuestas.

Hay conciencia de crisis, hay desconfianza, falta de expectativas y tenemos que recuperarlas y eso nos corresponde a todos. Y el único que puede restablecer la confianza es el Partido Socialista porque es el único que mantiene un proyecto que tenía razón antes, la tiene ahora y la tendrá mañana. Y aquí, en Andalucía, somos mayoría y debemos conservar la mayoría convenciendo, explicando y escuchando, también.

Tenemos una historia que nos ha respetado esta crisis. Otros tienen una historia que ha sido destruida totalmente por esta crisis. Por lo tanto, estamos en mejores condiciones.

Creemos en nosotros mismos porque tenemos un proyecto, nada ni nadie nos ha deslegitimado el proyecto. Así que, amigas y amigos, compañeras y compañeros, vamos a afrontar el 7 de junio, vamos a afrontar el año 2011 y vamos a afrontar el año 2012 como siempre lo hicimos, con confianza en nosotros mismos. Transmitamos confianza y expectativas, sólo tengamos miedo al miedo y hagamos que el futuro sea nuestro y si es nuestro será de nuestros hijos y de nuestros nietos. Muchas gracias.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s